Público
Público

Los bancos de Wall Street vuelven a los bonus récord

Goldman Sachs, Morgan Stanley y JPMorgan prevén repartir 19.800 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dice Stephen Green, presidente del mayor banco europeo, el británico HSBC, que los banqueros deberían pedir perdón al mundo por los estragos causados por la crisis financiera y, no menos importante, aprender la lección.

Al otro lado del Atlántico no deben de pensar lo mismo: Goldman Sachs, Morgan Stanley y JPMorgan, los tres gigantes de la banca de inversión estadounidense, están listos para volver a pagar a sus empleados bonus récord este año.

Las tres firmas neoyorquinas ya han devuelto al Gobierno estadounidense las multimillonarias ayudas que pidieron el año pasado para sortear la quiebra (entre las tres, recibieron 55.000 millones de dólares), lo que les deja fuera del escrutinio de Kenneth Feinberg, el experto nombrado por Barack Obama para controlar las remuneraciones de las entidades que han recibido dinero público.

Entre las tres prevén entregar a sus empleados, sólo en bonus, 29.700 millones de dólares (19.800 millones de euros), según estimaciones de analistas consultados por la agencia Bloomberg. El motivo son los buenos resultados que esperan obtener y la excelente trayectoria bursátil en lo que va de año. El principal indicador de la bolsa estadounidense se ha revalorizado un 24% en 2009.

Los citados 29.700 millones sólo incluyen gratificaciones extraordinarias; el salario fijo, que supone, de media, en torno a un 60% de la retribución total en el sector, se paga aparte. Si se cuentan todas las partidas, el desembolso en retribuciones de los tres gigantes de Wall Street será de 49.500 millones, frente a los 30.900 millones del año pasado y los 44.700 millones de 2007.

Los bonus irán a parar al bolsillo de 119.000 profesionales del sector financiero, a razón de unos 250.000 dólares por cabeza. El desembolso supone un 60% más que en 2008 y supera con holgura el récord de 26.800 millones de 2007. La crisis financiera estalló en agosto de ese año, a raíz las famosas hipotecas basura, consideradas un claro exponente del apetito de Wall Street por el riesgo, animado por el sistema de retribuciones. La noticia del bonus récord coincide con la tasa de paro en EEUU en su nivel más alto en 23 años.

Los tres bancos primarán la compensación en acciones en detrimento del efectivo, ante la presión de los reguladores para ligar las remuneraciones a la evolución a largo plazo. El mayor incremento lo disfrutarán en Goldman Sachs. El banco, que obtiene buena parte de sus ingresos gracias a la negociación con materias primas, batió su récord de beneficio en el segundo trimestre y se prevé que este año duplique con creces los bonus respecto a 2008, hasta 21.900 millones de dólares. Su primer ejecutivo, Lloyd Blankfein, cobró en 2007 un bonus de 67,9 millones, el mayor de la historia.