Público
Público

Bancos y dirigentes mundiales minimizan la amenaza de Dubai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los bancos mundiales restaron importancia el viernes a su exposición a la deuda de Dubai, después de que el temor a un incumplimiento de pago del emirato árabe sacudiera los mercados globales.

A su vez, varios dirigentes europeos dijeron que la economía mundial es lo suficientemente fuerte como para resistir este problema.

Las bolsas desde Tokio hasta Nueva York se vieron afectadas por la preocupación de que los bancos estuvieran expuestos a las empresas estatales de Dubai, cuya expansión desde un desértico emirato a un centro de negocios de la mayor región exportadora petrolera del mundo ha atraído dinero y ejecutivos.

La crisis comenzó el miércoles cuando Dubai, parte de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), dijo que pediría a los acreedores de la estatal Dubai World y de su principal subsidiaria Nakheel [NAKHD.UL] que suspendieran los pagos de miles de millones de dólares en deudas como primera medida para una reestructuración.

Nakheel es la inmobiliaria de las tres islas con forma de palmera que han seducido a famosos y magnates.

"Aunque es un revés, creo que veremos que no es del tamaño de los problemas previos con los que hemos lidiado. Creo que la recuperación global depende de las medidas monetarias y de los estímulos fiscales", dijo el primer ministro británico, Gordon Brown, en Puerto España.

"El sistema financiero mundial está más fuerte ahora y es capaz de lidiar con los problemas que puedan surgir", agregó.

El primer ministro francés, François Fillon, dijo que la región del golfo Pérsico tiene recursos para asegurar al mundo que no recaerá en otra crisis, pero su homólogo ruso, Vladimir Putin, comentó que esta historia muestra lo difícil que es dejar atrás una recesión que ha durado dos años.

Dubai World, el grupo que ha dado lugar a la acelerada expansión del emirato, tenía pasivos por 59.000 millones de dólares hasta agosto, la mayor parte de la deuda total de Dubai, que alcanza 80.000 millones de dólares.

La exposición de bancos internacionales en Dubai World podría llegar a 12.000 millones de dólares en créditos sindicados y bilaterales, dijeron fuentes financieras a Thomson Reuters LPC.

Pero las cifras palidecen en comparación con los 2,8 billones de dólares en amortizaciones que el Fondo Monetario Internacional estima que habrán asumido los prestamistas estadounidenses y europeos entre 2007 y 2010.

"Los sucesos en Dubai de los últimos días son uno de los contratiempos, una de las dificultades, que confirman lo que nosotros hemos dicho respecto a la incertidumbre futura y que el camino por delante podría estar lleno de baches", dijo el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo Athanasios Orphanides.

Los analistas esperan que Dubai reciba apoyo financiero de Abu Dhabi, el mayor emirato de EAU y productor de la mayoría de su petróleo. Pero podría tener que abandonar un modelo económico que se concentró en desarrollar grandes extensiones de desierto con dinero y trabajadores extranjeros.

PREOCUPACIÓN

La perspectiva de un rescate no consiguió disminuir la preocupación entre los inversores, ya inquietos por el hecho de que la economía global podría no estar recuperándose con suficiente rapidez como para justificar que los precios de las acciones de los mercados emergentes y de muchas materias primas casi se hayan duplicado desde marzo.

Wall Street, que estuvo cerrado el jueves por el Día de Acción de Gracias, caía con fuerza el viernes por temores a una nueva crisis financiera. Los bancos con inversiones en el Golfo lo pasaban peor.

"Dubai está sumamente conectado con la comunidad mundial y la gente está preocupada por un efecto dominó en otros puntos del sistema financiero", comentó Kevin Caron, estratega de mercado de Stifel, Nicolaus & Co.

Los bancos de Europa y Asia se distanciaron de los problemas del emirato, lo que permitió que las acciones europeas revirtieran sus pérdidas iniciales y cerraran en alza, ya que el mercado redujo la importancia de los problemas de Dubai.

"Hemos visto una clásica reacción de aversión al riesgo en los mercados en las últimas 24 horas. El dólar se ha desplomado, el yen se apreció", dijo una nota de Société Générale. "En esta etapa, este revés se ve como muy específico del país".