Público
Público

Banesto no podrá pagar los dividendos esperados

Los saneamientos reducen un 73% el beneficio e impiden el cuarto pago a los accionistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Banesto, al igual que la mayoría de las entidades financieras españolas, habitúan a pagar cuatro dividendos al año, tres de ellos a cuenta de los resultados del ejercicio y otro más complementario, una vez que ya se han hecho públicos los beneficios. La filial del Santander pretendía hacer lo mismo este ejercicio y continuar con su política de dedicar en torno al 50% de las ganancias a retribuir al accionista. En esta ocasión, tendrá que hacer importantes cambios de última hora porque la decisión de dedicar de forma voluntaria 400 millones a sanear el ladrillo ha provocado una fuerte caída de resultados que impedirá pagar los cuatro dividendos.

En 2011, según las cuentas hechas públicas ayer, ganó 125,1 millones de euros, un 73% menos que en el ejercicio anterior debido a que en el último trimestre tuvo unas pérdidas de 173,3 millones por los saneamientos del ladrillo (el beneficio ordinario del año, sin extrardinarios, cayó un 12%, hasta 405 millones). Hasta el momento, ha abonado ya 90 millones en los dos primeros dividendos a cuenta, y ha comprometido el pago del tercero, para el próximo 1 de febrero, por otros 35 millones (0,05 euros por acción). Por tanto, en total son 125 millones, la totalidad de los beneficios conseguidos. Eso supone que no habrá margen para pagar el dividendo complementario que suele abonarse en el mes de mayo y que el año pasado ascendió a 53 millones (0,078 euros por título).

No quedarán ganancias de 2011 para dedicar a reservas

El principal perjudicado por esta situación es el Santander, que es propietario del 89,9% del capital y que, por tanto, se verá privado en mayo de unos nuevos ingresos en dividendos. En todo el año pasado percibió 216 millones de Banesto (de los 240 pagados) y este año sólo ingresará 112 millones. En todo caso, la política financiera de Banesto no es en absoluto desconocida para el Santander, lo que podría anticipar cuál es la que va a implementar en los resultados del grupo.

De momento, el presidente de Banesto, Antonio Basagoiti, explicó ayer que la decisión de dotar provisiones voluntarias millonarias ha sido como estrategia de prudencia, pero sobre todo adelantándose a la intención del Gobierno de sanear mucho más el ladrillo. Eso sí, Basagoiti se empeñó en asegurar que 'no ha habido indicación de que lo hiciéramos'.

Los directivos de Banesto insistieron ayer en que no conocen claramente los planes del Gobierno y que por tanto no pueden anticipar cuáles van a ser sus consecuencias. El consejero delegado, José García Cantera, pidió que sea cual sea la exigencia de más provisiones no sea uniforme para todas las entidades, sino que se haga de forma individualizada y activo por activo. Banesto tiene una cartera de 6.588 millones en riesgo crediticio inmobiliario y otros 3.607 millones en inmuebles, de los que un 52% corresponden a suelo.

Basagoiti inició ayer su exposición alabando las medidas de ajuste del Gobierno, que considera que van en la buena dirección para recuperar la confianza.