Público
Público

Báñez quiere pagar 4,7 millones por un trabajo que costó 2,2 en 2011

Indignación entre los funcionarios por un servicio que dicen poder hacer ellos y por convocatorias de concursos de muy alto presupuesto hasta para hacer un cartel de "Prohibido fumar" para los baños de los trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de funcionarios de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), a los que se han unido compañeros de otros departamentos, ha decidido hacer público su profundo descontento con el 'derroche de dinero' que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social destina a servicios externalizados de impresión y envío. Concretamente, el detonante de un malestar que comienza extenderse por las redes sociales a través de reiteradas denuncias ha sido el concurso publicado en el BOE del 13 de junio, cuyo valor estimado de contrato asciende a 4,7 millones de euros para 'la contratación del servicio para la impresión, manipulado y envío de documentos de vidas laborales y bases de cotización de la TGSS, a realizar en cinco meses'.

La crítica de los funcionarios a la que ha tenido acceso Público se refiere a la austeridad que predica y practica el Gobierno con los sucesivos recortes, pero que, a la vista de estos concursos, sólo afecta a los trabajadores públicos, por ejemplo, con la retirada de la paga extraordinaria de Navidad este año o con la profunda rebaja de los presupuestos destinados a Sanidad, Educación y Dependencia, tal y como recuerdan los propios funcionarios.

Desde la TGSS, los trabajadores indignados aseguran que este servicio valorado en cerca de cinco millones de euros podría ser ejecutado por ellos mismos y así, ahorrar este dinero a la Administración. Los empleados matizan, además, que el Ministerio realiza indiscriminadamente el servicio: se pida o no el informe de vida laboral o de bases de cotización, el Ministerio lo hace llegar a todos los ciudadanos de forma anual.

La Secretaría de Estado de la Seguridad Social defiende este tipo de convocatorias que se vienen haciendo desde 1993 a empresas externas y especializadas en estos servicios. En este caso, además, un portavoz del departamento aclara que el coste del servicio es muy alto porque 'se trata de enviar los informes a 22 millones de personas en cinco meses', entre agosto y diciembre de 2012. El retraso en la aprobación de los Presupuestos 2012 ha encarecido el valor del contrato, pues un servicio que se suele realizar en una media de diez meses se tiene que ejecutar este año en cinco.

En cualquier caso, la convocatoria para adjudicar este contrato del servicio de impresión y envío de informes de vida laboral y bases de cotización de la TGSS no suele bajar de los dos millones de euros, aunque las empresas del sector consultadas matizan –y así ha quedado reflejado en el BOE– que el valor de la adjudicación suele corresponder a la mitad del valor estimado del contrato. En febrero de 2011, por ejemplo, el Ministerio concedió 2,2 millones de euros a la empresa Meydis SL para realizar el mismo trabajo. Sin embargo, en enero de 2009, la empresa Emfasis Billing & Marketing Servicios SL. recibió 646.306 euros de la Administración por el mismo servicio, aunque el envío se hizo sólo a las personas que solicitaron el informe, unos cuatro millones.

Los funcionarios insisten: este trabajo lo pueden hacer ellos. Las empresas replican: 'Imposible' y explican que este servicio comprende toda una industria con máquinas muy especializadas cuyo coste asciende a 700.000 euros en el más económico de los casos. Pero ellas mismas admiten que en la época de bonanza de la Administración 'se ha derrochado mucho dinero', convocando concursos de muy alto presupuesto hasta para hacer un cartel de 'Prohibido fumar' para los baños de los trabajadores.

El contrato con la TGSS valorado en 4,7 millones que está en concurso es el más elevado de todos los publicados en el BOE por el mismo concepto y, aunque desde el Ministerio de Fátima Báñez dicen entender el descontento de los trabajadores 'en este momento tan difícil', aseguran que es imposible realizar satisfactoriamente el servicio con menos presupuesto.