Público
Público

Bankia confía en devolver las ayudas públicas al Estado en 2015

Más que de "devolver", el presidente de Bankia habla de "rentabilizar y "dar la posibilidad de que el Estado pueda poner en valor su participación". Da entender así que el FROB recuperará las ayuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La pregunta durante la rueda de prensa en la que el presidente de Bankia presentó los resultados de 2012 fue clara y directa: '¿Cuándo podrá devolver el banco las ayudas públicas del Estado?' José Ignacio Goirigolzarri no hizo gala de la misma claridad en la respuesta aunque sí se atrevió a dar una fecha: 'El objetivo de Bankia es que a finales de 2014 ó 2015 pueda dar una alternativa real para que el Gobierno pueda poner en valor su participación. Eso nos gustaría'.

Lo que sí dejó claro Goirigolzarri es que habrá que esperar a que se complete el plan estratégico de la entidad. Eso será en 2015. Goirigolzarri enfatizó que 'Bankia está en condiciones de devolver las ayudas públicas a los contribuyentes. Somos la única entidad que puede hacerlo', aunque luego rectificó el uso del verbo y prefirió emplear el de 'rentabilizar' esa inyección de dinero público: 'Tenemos la posibilidad, la obligación y el compromiso de rentabilizar las ayudas públicas cuando les demos valor'. Goirigolzarri descartó por tanto la venta de la entidad a un tercero y dio a entender que el FROB recuperará su participación colocándola en las bolsas. 

Aunque reconoció que es 'un reto' hacer rentable a Bankia, Goirigolzarri está convencido de que llegará a buen puerto: a lo largo de la rueda de prensa repitió en más de una ocasión que la entidad que él preside es 'tremendamente solvente y sólida'. También destacó que  la situación de Bankia es 'radicalmente diferente a la de hace nueve meses' y añadió, a modo de corolario: 'Nuestra solvencia no es inferior a la de ningún banco de este país', aunque el grupo registró una pérdida de 19.193 millones de euros en 2012. 'Nuestros clientes pueden estar extraordinariamente tranquilos'

Y como obras son amores,  Goirigolzarri presumió de que Bankia ya se ha puesto a 'dar valor' a esas ayudas. Destacó el presidente que la entidad cuenta con un balance 'saneado, solvente y muy líquido'. Todo ello fruto de varias líneas de actuación: en primer lugar, la culminación del plan de saneamiento por valor de 26.845 millones de euros. Ese plan incluye las participadas, ajustadas a precios de mercado, y la notable reducción de la exposición al riesgo promotor, que a finales de 2012 quedó en el 3,6% de la cartera crediticia. A conseguir ese bajo dato ha contribuido el traspaso de Bankia de buena parte de sus inmuebles al banco malo, Sareb. Sin el peso de los llamados activos tóxicos —cuyo origen principalmente es el ladrillo— el futuro se despeja para la entidad. O eso cree Goirigolzarri.

Otra apartado destacado ha sido el de la contención de costes, que fuentes de la entidad califican de 'notable'. En 2012 los gastos de explotación descendieron un 11,5%. La reducción de gastos se apoya en 'dos vectores, tal y como los definió Goirigolzarri: el ERE que supondrá la salida de 4.500 trabajadores y el plan de reordenación de la red de oficinas. Sobre el ERE, Goirigolzarri destacó que el acuerdo alcanzado recientemente con los sindicatos 'es tremendamente beneficioso para todos a pesar de los sacrificios: la paz social es  relevante en Bankia'.

'La marca Bankia está muy golpeada por una serie de circunstancias', dice su presidente

La reestructuración de la red de oficinas es un claro ejemplo de las prisas que tiene la entidad por quitarse lastre por encima cuanto antes. Goirigolzarri anunció que antes del 31 de mayo de este año ya se habrá completado la reestructuración de la red en la Comunidad de Madrid y en la Comunitat Valenciana, los dos principales mercados de Bankia. 

Y es que Goirigolzarri definió el año 2013 como el de la 'reestructuración'. El objetivo es claro: 'Eliminar incertidumbres'. Esas fueron sus palabras. Bankia se ha puesto en marcha, vino a decir Goirigolzarri, que vendió optimismo a granel en torno a cuatro ideas: el banco cuenta con una sólida posición financiera que le dan los 40.000 millones de euros de liquidez con los que cuenta; el negocio es estable; la cuenta de resultados es dinámica —aunque aquí Goirigolzarri reconoció que hay que 'embridar' esa cuenta porque el margen financiero (equivalente a los ingresos en una empresa) 'está tensionado'—; y, por último, hay un plan estratégico que ya está en ejecución. 

Con todo esto Goirigolzarri  espera culminar un proceso que se presenta arduo y difícil y en el que aún persisten ciertas dificultades: una alta tasa de morosidad que ronda el 13%, la total depreciación del precio de las acciones, la venta de participadas— algunas aún no tienen compradores potenciales—y el hecho innegable, tal como reconoció Gorigolzarri de que 'la marca Bankia está muy golpeada por una serie de circunstancias', lo que ha provocado problemas en la captación de nuevos clientes. Pero pese a todo, Goirigolzarri  lanzó un mensaje optimista y un compromiso: 'Nosotros en estos momentos somos un grupo muy sólido, y nuestro reto es transformar esta franquicia también en muy rentable. Nuestro compromiso es alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) superior al 10% para 2015.'