Público
Público

Barack Obama y Ban Ki-moon unen sus voces en favor de Darfur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se comprometieron hoy a trabajar juntos para frenar la crisis humanitaria en Darfur.

Obama y Ban, que se reunieron hoy por primera vez en la Casa Blanca, lanzaron un llamamiento conjunto para que el Gobierno de Sudán permita la entrada de los grupos de ayuda humanitaria, porque de lo contrario, la crisis alcanzará unas "dimensiones grandiosas", dijo el presidente estadounidense.

Según Naciones Unidas, cerca de un millón y medio de sudaneses se han quedado sin acceso a servicios sanitarios, y un millón sin alimentos, después de que el Gobierno de Sudán expulsara a una quincena de organizaciones humanitarias extranjeras que trabajaban en la zona.

La decisión del Gobierno vino después de que la Corte Penal Internacional (CPI) emitiera una orden de arresto internacional contra su presidente, Omar Hasan al Bahir por crímenes de guerra y contra la humanidad en Darfur.

El presidente estadounidense aseguró que la crisis humanitaria que se vive en Darfur es "inaceptable", y coincidió con Naciones Unidas en exigir la paz y la seguridad para esta región.

Ban Ki-moon, que llegó a Washington procedente de Haití, a donde viajó en compañía del ex presidente Bill Clinton, dijo que 2009 será "un año decisivo" para la ONU, y pidió también la colaboración de EE.UU., el principal contribuyente de la organización, para luchar contra el cambio climático.

En la reunión, los dos dirigentes hablaron, además, de Afganistán, donde Estados Unidos tiene previsto enviar unos 17.000 soldados en la próxima primavera.

Esta es la primera ocasión en que los dos líderes se reúnen desde que Obama tomó posesión del cargo, el pasado 20 de enero, si bien ambos coincidieron en un vuelo a Nueva York en febrero de 2007, cuando el entonces senador de Illinois acababa de anunciar su candidatura presidencial, y el surcoreano acababa de sustituir a Kofi Annan en la ONU.

Tras las distensiones vividas hace unos años por la guerra de Irak, ahora el Gobierno de Barack Obama ve a la ONU, radicada en Nueva York, como un "vehículo para avanzar en la mejora de nuestra seguridad nacional y para lograr nuestros objetivos de política exterior".

Así lo afirmó Susan Rice hace unos días, a quien Obama nombró embajadora de EE.UU. ante la ONU, y quien hoy participó también en el encuentro.