Público
Público

Barak se suma a la coalición de gobierno israelí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro designado de Israel, Benjamin Netanyahu, consiguió el martes el respaldo del líder laborista Ehud Barak, en un pacto político que podría ayudar al próximo Gobierno a evitar fricciones con Washington sobre el proceso de paz en Oriente Próximo.

Según el acuerdo de coalición con Barak, el Gobierno liderado por el derechista partido Likud de Netanyahu respetará los acuerdos internacionales de Israel, dijo un responsable del Partido Laborista. La fórmula incluye acuerdos que contemplan la creación de un estado palestino.

Con el respaldo del Partido Laborista de centroizquierda, Netanyahu contará con la mayoría de 66 de los 120 asientos del Parlamento que necesita para gobernar, un margen que podría aún ampliarse antes del 3 de abril, el plazo final para formar un Gobierno.

El acuerdo debe ser ratificado más tarde el martes en una votación del ejecutivo del Partido Laborista. Barak, que puede retener su actual cargo como ministro de Defensa, afronta una fuerte oposición interna a una asociación con Netanyahu.

Netanyahu y Barak, el arquitecto de la reciente ofensiva israelí en Gaza, aceptaron el pacto tras previas negociaciones de más bajo nivel, dijeron fuentes laboristas.

Los laboristas respaldan el proceso de paz apoyado por Estados Unidos, que busca crear un Estado palestino junto a Israel.

Netanyahu se niega a aceptar una solución de dos estados para el conflicto israelí-palestino.

Pero el pacto entre el Likud y el Partido Laborista aborda indirectamente la cuestión del Estado palestino, que podría enfrentar a un futuro Gobierno de Netanyahu con el presidente estadounidense Barack Obama.

Washington prometió buscar un acuerdo de tierra a cambio de paz, marcando un cambio de actitud respecto a la postura previa del ex presidente George W. Bush.

"Estamos hablando de respetar todos los acuerdos internacionales del Estado de Israel. Estamos hablando de la existencia de un proceso de paz", dijo el negociador laborista Shalom Simchon.

En una conferencia de paz organizada en 2007 por Estados Unidos en Annapolis, Israel aceptó negociar un tratado de paz para promover "la meta de dos estados, Israel y Palestina, que vivan uno al lado del otro en paz y seguridad".