Público
Público

Barberá se reafirma en su comparación: "Quería llamar la atención sobre una barbaridad"

Se preguntó si "hay que cambiar el Código Penal y poner las cosas claras"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, reiteró este miércoles la comparación que hizo ayer entre las anchoas que el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, regala al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los trajes recibidos supuestamente como regalo por el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, e insinuó la necesidad de cambiar al artículo 426 del Código Penal para 'poner las cosas claras'.

Indicó que este artículo, que trata del cohecho impropio que se imputa a Camps, 'encaja perfectamente con la comparación' que ella hizo ayer. Señaló que quien ha criticado este paralelismo no conoce este apartado, y preguntó si 'hay que cambiar el Código Penal y poner las cosas claras'.

Barberá realizó estas declaraciones tras visitar en El Saler actuaciones desarrollas a través del programa europeo Life en el Parque Natural de La Albufera. Se pronunció de este modo al ser preguntada por las reacciones que ha habido a su comparación.

La primera edil explicó que con el paralelismo hecho entre los trajes y las anchoas pretendía 'llamar la atención sobre la injusta barbaridad que se está haciendo sufrir a un gran político y una persona austera' como es el jefe del Consell, dijo.

Lamentó que a Francisco Camps se le esté 'haciendo sufrir cuando nada se ha demostrado, como dice el auto, de que le hayan regalado' y 'mientras él afirma que se han pagado los trajes'.

Barberá pidió ayer a la Justicia que, de oficio e inmediatamente, abra diligencias por si José Luis Rodríguez Zapatero ha cometido un delito por recibir 'como dádiva' en varias ocasiones unos boquerones en salmuera.

'Ningún funcionario puede recibir un regalo', dijo Barberá con el artículo 4.2.6 del Código Penal en la mano, el mismo en el que se basa la imputación a Francisco Camps en el caso Gürtel y que se refiere a 'la autoridad o funcionario público que admitiere dádiva o regalo que le fueran ofrecidos en consideración a su función'.

En este sentido, ha pedido que investigue si se puede incluir al presidente del Gobierno en ese supuesto. 'Todo el mundo conoce que Revilla obsequia a Zapatero, por agasajo o complacencia', con algunas cajas de anchoas, 'un producto buenísimo y caro', comentó Barberá.