Público
Público

Barberos: cortan, afeitan y pueden bajar la presión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alison McCook

A los afroamericanos conhipertensión les va mejor con controles regulares de la presióny con los consejos de una fuente poco común: sus barberos.

Un nuevo estudio demostró que entrenarlos para tomar lapresión de sus clientes, compartir consejos y anécdotas y hastaorientarlos con un médico si no lo tienen, permitiría tener lapresión bajo control.

En Estados Unidos, las barberías se transformaron en unafuente de información sobre salud y un recurso clave parapromover la salud, según el equipo del doctor Ronald G. Victor,director asociado del Instituto Cardiológico Cedars-Sinai, enCalifornia. El estudio demuestra que se trata de unaintervención que puede funcionar.

Millones de varones afroamericanos posee presión alta y lamayoría no la tiene controlada, lo que les aumenta el riesgo dedesarrollar enfermedades graves y morir.

Durante el nuevo estudio, publicado en Archives of InternalMedicine, el equipo de Victor les controló la presión a losclientes de 17 barberías, cuyos dueños eran afroamericanos, delcondado de Dallas, en Texas.

El 45 por ciento tenía hipertensión, pero sólo un 38 porciento había logrado niveles seguros.

Luego, al azar, el equipo dividió a las barberías en dosgrupos: en uno, los establecimientos recibieron folletos sobrela enfermedad y el tratamiento, mientras que los barberos delotro grupo recibieron entrenamiento para medirle la presión alos clientes antes del corte de cabello, alentar a loshipertensos a consultar al médico o derivarlos a una enfermerasi no tiene médico y hasta entregarles tarjetas derecomendación para entregarle al médico con los valores de laúltima medición de la presión.

Los barberos también relataron anécdotas "modelo" duranteel corte. En una, un barbero describió a un hombre que, portrabajar sobreturno para mantener a sus dos hijas, no seocupaba de su salud y terminó con diabetes e hipertensión. Elbarbero lo alentó a controlar la presión y se ganó sugratitud.

El equipo hizo carteles sobre estas historias exitosas paracolocar en las paredes de las barberías.

Más del 80 por ciento de los clientes dijo que sus barberosles contaron historias modelo durante por lo menos la mitad desus servicios.

Los barberos le controlaron la presión al 77 por ciento delos clientes con hipertensión y convencieron al 51 por cientocon valores altos que consultara al médico. "La mayoría de losbarberos hizo un trabajo increíble", dijo Victor.

A los 10 meses, el equipo volvió a controlar a los clientesde ambos grupos de barberos y halló que los clientes que habíanrecibido la intervención completa eran más propensos a tener lapresión alta controlada que los que habían recibido sólo losfolletos.

En el grupo tratado con la intervención, la proporción dehombres hipertensos que habían logrado nivelar la presióncreció del 34 al 54 por ciento durante el estudio. Pero tambiénel otro grupo tuvo alguna mejoría: "No hubo grandesdiferencias" entre ambos grupos, finalizó Victor.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, publicado online 25de octubre del 2010