Público
Público

El Barça, a cara descubierta

Guardiola no quiere oír hablar ni del césped ni del frío. La previsión apunta que jugarán a seis grados bajo cero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡El invierno es muy jodido!'. Todavía no había pisado el césped del estadio Tsentralnyi cuando Leo Messi, el jugador más friolero de la plantilla del Barça, maldecía el gélido otoño de Kazan. Luego, desafiando los seis grados bajo cero que anoche marcaban los termómetros de la ciudad tártara, el argentino salió a entrenarse enseñando las pantorrillas. Aun así, la mayoría de su compañeros iban tan tapados que apenas se les veía los ojos.

Mientras una fina capa de nieve cubría ayer la pista de atletismo que rodea el terreno de juego del estadio central de Kazan, una lona aislante evitó que durante el día la hierba, intencionadamente alta, se helara. Los trabajadores del Rubín volverán a cubrir hoy el césped, provisto de calefacción, hasta pocas horas antes del partido (18.30 h. Gol TV). Pero no lo cortarán. 'Después de jugar en Mónaco, todo lo que venga, bienvenido sea', convino Guardiola, que todavía recuerda el mal estado del césped en que el Barça disputó la final de la Supercopa de Europa en el estadio Louis II.

El de Santpedor no atiende a excusas: 'Si hace frío, qué le vamos a hacer; nos abrigaremos y correremos. No gastaremos ni un segundo en darle más vueltas a eso', sentenció. Y es que, tras la derrota ante los rusos en el Camp Nou, la victoria azulgrana en Kazan resulta trascendental, aunque no determinante, de cara a la clasificación del conjunto catalán para los octavos de final de la competición europea.

'Después de jugar en Mónaco, todo lo que venga, bienvenido sea'

A falta de tres jornadas para que termine la primera fase, el Barça sigue liderando su grupo, aunque empatado a cuatro puntos con Rubín y Dinamo de Kiev. El Inter, por su parte, cierra el cuadro con tres puntos. Precisamente, los italianos visitarán el Camp Nou en la próxima jornada. Y el Barça terminará la liguilla en Kiev.

Por la importancia del encuentro, es posible que Guardiola alinee esta tarde a Alves, recién recuperado de una lesión muscular. 'Dani es un portento físico, no necesita mucho tiempo para ponerse a tono', justificó ayer el técnico.

Luego, se deshizo en elogios hacia el conjunto que dirige Kurban Berdyev: 'El Rubín es un equipo maravillosamente organizado. Tiene los conceptos defensivos muy claros y son muy rápidos a la contra. Su victoria en el Camp Nou no fue una cuestión de suerte. Jugamos contra un señor equipo, por eso es campeón y sigue con posibilidades de volver a serlo'.

'Seguimos siendo la cenicienta del grupo', apuntó Raúl Ruiz, el preparador físico español del equipo ruso. 'Estamos con los pies en la tierra; la victoria del Camp Nou no se nos ha subido a la cabeza. El favorito es el Barcelona y nuestro objetivo principal sigue siendo poder terminar terceros para seguir en UEFA', resolvió Ruiz .