Público
Público

El Barça salta a la arena

Guardiola apela al sacrificio ante el Atlante para poder abrazar la final frente el Estudiantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No es una cuestión de nombre, vino a decir ayer Pep Guardiola, en su habitual comparecencia ante los medios antes de los partidos, como si lo que el Barcelona persigue esta tarde (17.00 horas), en Abu Dhabi, no fuese un pasaporte hacia la glorificación del nombre y su inscripción de por vida en una selecta lista que aún no le incluye entre sus campeones. Nada motiva más al Barça en este momento de su historia que el Mundial de Clubes, algo así como la confirmación oficial de lo que muchos ya pregonan: que no hay mejor equipo en el mundo que el Barça, que para tan distinguida cita lucirá una camiseta especial.

Pero para llegar a confirmar tan altisonante proclamación y disputarle la final al Estudiantes, el conjunto de Guardiola debe sortear hoy un primer escollo, el Atlante mexicano, campeón de la CONCACAF y aspirante a ejercer el papel de David frente a Goliat, como bien advirtió Solari, para ganarse un pedacito de la inmensa gloria a la que el Barça aspira. Muy atento a la advertencia mexicana, nada que no haya repetido ante cualquier partido, el técnico azulgrana redujo ayer el prisma, desenfocó la final que tanto ansía la parroquia azulgrana y disparó únicamente hacia el encuentro de hoy, un gesto muy automatizado ya en Guardiola.

'Tener más nombre no significa que lo tengamos todo hecho', recordó el gurú del Barça, como si alguien hubiera olvidado las frustraciones de 1992 y 2006. 'En mi cabeza sólo hay un partido. La final no existe', prosiguió, antes de que sus jugadores saltaran al escenario del torneo para preparar la semifinal ante el Atlante. 'El campeón de la CONCACAF tiene todo el derecho a jugarla y la posibilidad de ser campeón sólo se gana en el campo', recordó Guardiola, en un mensaje más dirigido al entorno que a sus discípulos.

Xavi, que hoy cumplirá los 500 partidos oficiales con el Barça; Messi, cuyo tobillo mejora pero apunta a la reserva en la semifinal de hoy; o Pedro, que tiene ante sí la posibilidad de convertirse en el primer jugador del Barça que marca en todas las competiciones en un mismo curso, han escuchado tantas veces la letanía de Guardiola que, más que aprenderla, la han interiorizado. 'Los jugadores ya saben lo que nos jugamos y la oportunidad que tienen', apuntó el técnico, que mantiene la duda de Keita, con molestias musculares.

Aunque la gasolina escasee a estas alturas, el sueño de los seis títulos consecutivos es sustento suficiente para los jugadores del Barça. 'Esta oportunidad no se puede dejar pasar', ratificó Márquez, protagonista en la final de 2006. Pero en el Atlante, piensan más o menos lo mismo. 'El Barça es el mejor equipo del mundo, pero dentro de la cancha debemos faltarle el respeto', desafió Arreola. 'Seremos dignos competidores', proclamó el técnico, José Guadalupe. 'Un partido no se gana antes de jugar', convino con Guardiola. Uno de los dos perderá esta tarde su oportunidad.