Público
Público

El Barcelona apuesta por la humildad como clave para repetir el triplete

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El técnico del Barcelona, Josep Guardiola, y el capitán del equipo, Carles Puyol, invocaron la humildad del campeón como clave para seguir ganando títulos en la próxima temporada.

Escoltados por los trofeos del triplete, Guardiola, Puyol y el brasileño Daniel Alves, mantuvieron su primer encuentro con la prensa en Los Ángeles, ciudad californiana donde llegó la expedición azulgrana el miércoles en la primera etapa de su gira de pretemporada de doce días por la costa oeste de Estados Unidos.

"El año pasado hicimos cosas que estuvieron bien, sino no tendríamos las tres copas aquí", afirmó el entrenador, quien acto seguido señaló que ese éxito forma ya parte de las estanterías del museo del club y no juega en el campo.

La campaña anterior, el equipo azulgrana ganó los títulos de la Liga de Campeones de Europa, la Liga y la Copa del Rey, en la que ha sido una de los mejores, sino la mejor, campañas del conjunto catalán en la historia.

"Intentaré inculcar en la cabeza de los jugadores como hicimos el año pasado que para ganar eso (el triplete) hay que ir partido a partido", declaró al tiempo que no dudó de que su plantilla podía ser capaz de lo mejor, pero también de lo peor.

"Podemos perder contra cualquier equipo si no tenemos el espíritu del año pasado. Hay que tener la humildad de saber que el próximo partido lo puedes perder, no ganar, que cuando juegas en un grande parece que está por descontado", afirmó el barcelonista.

Para Guardiola el principio del camino hacia los títulos comienza el próximo sábado en el amistoso que disputará el Barcelona frente a Los Ángeles Galaxy, equipo donde milita el ex jugador del Real Madrid español y el Milán italiano, el inglés David Beckham.

En la misma línea se mostró Puyol, quien tiene claro que no habrá éxitos si la plantilla no tiene los pies en la tierra.

El defensa azulgrana habló de la paulatina integración en el grupo del delantero sueco Zlatan Ibrahimovic, quien viajó a EEUU convaleciente de una operación de muñeca que le tendrá apartado del terreno de juego durante la gira.

"Estuvimos juntos, le pregunté que cómo estaba de la lesión. Me dijo que tiene mucha ganas y está muy ilusionado. Nosotros estamos contentos de tenerlo aquí, es un grandísimo jugador y seguro que aportará muchísimo", aseguró Puyol.

Guardiola insistió en que uno de sus objetivos en la gira estadounidense es acelerar la adaptación de Ibrahimovic al equipo.

"Sabemos de su nivel, pero es imposible darlo si no está relacionado bien con su gente. Sus compañeros tienen un compromiso para ayudarle a integrarse no solo a él sino a Henrique y a Maxwell que son los dos jugadores nuevos que han venido", dijo.

Otra de las bajas con las que cuenta Guardiola actualmente es el centrocampista Andrés Iniesta, quien volvió de vacaciones aquejado de problemas de salud debido a un virus estomacal que le ha hecho perder peso.

"Se está recuperando pero ahora mismo no puede estar (en el campo)", indicó el preparador azulgrana.

Guardiola se mostró muy respetuoso con el nivel que ha alcanzado el fútbol estadounidense, especialmente después del buen papel de su selección nacional en la pasada Copa Confederaciones, y consideró que el Galaxy tenía calidad suficiente para jugar en la primera división del fútbol español.

Puyol, por su parte, alabó al delantero del equipo angelino Landon Donovan, a quien describió como "un jugador muy rápido y con mucha movilidad. Muy peligroso y que cuesta mucho defender", así como al británico Beckham.

"Creo que se va a ver un gran partido", indicó el capitán barcelonista en referencia al encuentro del sábado en el Rose Bowl de Pasadena, donde la organización confía en lograr una gran entrada.

Un partido de preparación, como recordó Alves, que servirá para comprobar el nivel con el que arranca el Barça esta temporada.

Hasta el choque contra el Galaxy la plantilla alternará entrenamientos con actos públicos en Los Ángeles, donde en la tarde del jueves participaron en un evento promocional de Nike ante una audiencia infantil.