Público
Público

El Barcelona deberá esperar y el Valencia sigue vivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Barcelona deberá esperar a una nueva ocasión para sellar su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones, tras empatar 1-1 en Copenhague, mientras que el Valencia salvó su primera final al imponerse por 3-0 al Glasgow Rangers, lo que permite a los de Unai Emery seguir vivos en el torneo.

Ni un nuevo gol de Lionel Messi, que con el tanto anotado hoy en la capital danesa se convirtió en el máximo realizador del conjunto azulgrana en las competiciones europeas con treinta y dos tantos, sirvió al Barcelona para doblegar al correoso equipo nórdico, que puso en numerosos apuros a los de Pep Guardiola.

De hecho, el Copenhague apenas tardó un minuto en responder al gol del delantero argentino, al aprovechar un mal despeje del portero Víctor Valdés para sellar, por medio del brasileño Claudemir, el que a la postre sería el definitivo 1-1.

Un empate que deja a los catalanes a tan sólo un punto de certificar matemáticamente su clasificación para los octavos de final de una Liga de Campeones, a la que se aferra el Valencia tras golear al Glasgow Rangers.

Victoria en la que tuvo un papel estelar el delantero Roberto Soldado, autor de los dos primeros tantos del cuadro valencianista, que cerró la goleada ante los escoceses con un gol del argentino Tino Costa.

Tres puntos que dejan al Valencia en la segunda posición del grupo C por detrás del Manchester United, que al igual que el Barcelona, tan sólo necesita un empate en las dos últimas jornadas para certificar su pase a los octavos de final, tras imponerse con comodidad (0-3) en el campo del Bursasport turco.

Un empate que hubiera bastado hoy al Olympique de Lyon para sellar su pase a la siguiente ronda ante un Benfica, que obligado a ganar para continuar con opciones, ofreció su mejor versión de la mano de un espectacular Fabio Coentrao.

El interior zurdo portugués firmó dos de los cuatro tantos del conjunto lisboeta, que a punto estuvo de pagar su relajación final, con una inesperada remontada, que permitió al Olympique ajustar (4-3) el tanteador final.

Un tropiezo que no supo aprovechar el Schalke alemán, que apostó de inicio por la tripleta española formada por Escudero, Jurado y Raúl, incapaz de pasar del empate sin goles en su visita al campo del modesto Hapoel Tel-Aviv israelí.

Goles que no faltarían en el retorno del técnico español del Inter de Milán, Rafa Benítez, a las islas británicas, donde el vigente campeón de Europa encajó su primera derrota, tras caer por 3-1 ante el Tottenham.

Un duelo que sirvió para subir, un poco más si cabe, la cotización del joven galés Gareth Bale, que desde su nueva posición de interior zurdo se encargó de servir a Rafael van de Vaart, Peter Crouch y Roman Pavlyuchenko los tres tantos del conjunto londinense, que iguala con los italianos en la primera plaza del grupo A.

Primer puesto al que también aspira el campeón holandés, el Twente, que se impuso por 0-2 al Werder Bremen con dos goles en los diez minutos finales del belga Nacer Chadli y el joven Luuk de Jong.