Público
Público

El Barcelona puede retener a Messi por decisión del TAS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El argentino Lionel Messi y los brasileños Diego y Rafinha podrán ser reclamados por sus respectivos clubes, Barcelona, Werder Bremen y Schalke 04, para que no participen en los Juegos Olímpicos de Pekín, de acuerdo con la resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

"El tribunal ha concluido que el Shalke 04, el Werder Bremen y el FC Barcelona no tienen obligación ligar de liberar a sus respectivos jugadores Rafinha, Diego y Messi para el torneo olímpico de fútbol", afirma la resolución del TAS.

Los tres clubes presentaron una reclamación ante el TAS, que ha estimado sus argumentos contra la postura de la FIFA, según la cual los jugadores debían ser liberados para los Juegos Olímpicos por tener menos de 23 años.

El TAS considera que "el torneo olímpico de fútbol no está incluido en el calendario coordinado de partidos y no existe una decisión específica del Comité Ejecutivo de la FIFA que establezca la obligación de los clubes de liberar a los jugadores menores de 23 años para este campeonato".

"Esta decisión, no obstante", añade la resolución, "no afecta al estatus de los jugadores oficialmente convocados por su Comité Olímpico Nacional, que siguen siendo seleccionables para competir en los Juegos Olímpicos de Pekín".

"A la vista de la recomendación de la FIFA a los clubes de liberar a sus jugadores y en aras del espíritu olímpico, el TAS hace un llamamiento a la FIFA y a los clubes para que adopten una solución razonable con buena voluntad y sentido común en relación con aquellos jugadores que deseen representar a su país en los Juegos Olímpicos".

El Tribunal estaba compuesto por el israelí Efraim Barak, en calidad de presidente; y los suizos Michele Bernasconi y Ralph Zloczower, todos ellos abogados.

El pasado 30 de julio el juez único de la Comisión del Estatuto del Jugador de la FIFA, el tunecino Slim Aloulou, obligó al Barcelona a liberar al delantero argentino para jugar con su selección los Juegos de Pekín.

El Comité de Urgencia de la FIFA, reunido en Zúrich (Suiza), ya había resuelto que la liberación de jugadores menores de 23 años para el torneo olímpico de fútbol es obligatoria, algo que ratificó el juez único, quien desestimó el argumento de los clubes de que el torneo olímpico coincide con competiciones de clubes como la Liga de Campeones europea.

"El calendario internacional de partidos no tiene importancia alguna en el momento en que se establece si los clubes tienen la obligación de liberar a sus jugadores para el torneo olímpico de fútbol masculino", afirmó en su comunicado Aloulou.

Otro de los argumentos esgrimidos por la FIFA para mantener la obligatoriedad de ceder jugadores menores de 23 al torneo olímpico fue que nunca se ha revocado esta normativa y que los clubes desde 1988 siempre han aceptado liberar a sus futbolistas.

En este sentido, el comunicado de Aloulou recordó que el Congreso de la FIFA de 1988 había resuelto que todos los jugadores menores de 23 años eran elegibles para el torneo olímpico de fútbol masculino y que el Comité de Urgencia señaló igualmente que dicho principio había sido confirmado en el Congreso de la FIFA en 2006.

El juez único también consideró en su veredicto que los Juegos Olímpicos "representan una oportunidad única para los atletas de cualquier disciplina deportiva y que, por tanto, no podría justificarse que se impidiera a cualquier jugador menor de 23 años participar en ese acontecimiento en caso de que su equipo representativo se hubiese clasificado".

Apenas unas horas después de conocer la sentencia del Juez Único de la FIFA, el presidente del Barcelona, Joan Laporta, confirmó que el club español iba a recurrir ante el TAS para intentar retener al jugador.

El objetivo del Barcelona era tratar de contar con Messi en la previa de la Liga de Campeones. El club apeló al hecho de que los Juegos Olímpicos no forman parte del calendario de la FIFA.

El Barcelona también puso en entredicho los argumentos de la FIFA, la aplicación del derecho consuetudinario y el respeto al espíritu olímpico.

Laporta señaló que el Barcelona no pretende perjudicar al jugador argentino, y se resignó al hecho de que Messi no pudiera acudir a la gira estadounidense, que comenzó en Chicago.

"Lo normal es que ahora vaya a jugar con Argentina, pero si el TAS falla a favor del Club, tendría que volver", matizó.