Publicado: 15.05.2011 23:17 |Actualizado: 15.05.2011 23:17

Barcelona y Sevilla, también contra los mercados

Las protestas contra los abusos capitalistas se extendieron por 50 ciudades españolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de ciudadanos tomaron por la tarde las calles de 50 ciudades de manera simultánea para "recuperar la democracia". Convocados por la plataforma Democracia Real Ya, las principales marchas contra "los culpables de la crisis" recorrieron Madrid, Barcelona y Sevilla.

En total, en estás tres ciudades se congregaron más de 30.000 personas. En otras ciudades hubo pequeñas congregaciones, como en Mérida, donde, según Efe, medio centenar de personas protestaron contra la "oligarquía de los mercados".

 

"No somos mercancía en manos de políticos y banqueros", fue uno de los lemas más presentes. Otros fueron: "De mayores queremos ser islandeses"; "Políticos, no os damos más crédito"; o "Lo llaman democracia y es Botín".

En Sevilla, la manifestación superó los pronósticos

En Barcelona, unos 15.000 manifestantes, según los organizadores, salieron a la calle contra el enfoque que da la clase política a la crisis económica. Los asistentes se concentraron en la Plaza Catalunya, y al ritmo de diferentes grupos de música permanecieron festejando la concentración. Entre la multitud, compuesta mayoritariamente por jóvenes pero con representantes de todas las edades, se dejaron ver colectivos como la Plataforma Afectados por la Hipoteca, una organización que se creó a inicios de 2009 para luchar contra los deshaucios y a favor de la dación en pago de la vivienda.

En Sevilla, la manifestación superó los pronósticos. La Policía elevó a 3.000 el número de asistentes, aunque para los organizadores eran unos 10.000. En cualquier caso, algo seguro es que la protesta convocó a más gente que el 1 de Mayo.

Uno de los momentos de más actividad y decibelios se vivió cuando la manifestación pasó por la sede central de Banco Santander en Sevilla. "Un grupo de amigos", que es como se definieron, no quisieron dar su nombre, montaron una pequeña fiesta espontánea dentro del portal de la sucursal del Santander. No hubo ningún incidente, informa Agustín Gómez.