Público
Público

Bárcenas amenazó a su sucesor en el PP con 'arrancarle' la cabeza

Cristóbal Páez enmarcó las amenazas del extesorero en su guerra interna con Cospedal. Admitió haber cobrado 12.000 euros en negro del partido "en billetes de 500". Cascos, sobre si el PP pagaba en B: "No pondr&ea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exgerente del Partido Popular Cristobal Páez reveló durante su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz el pasado 13 de agosto la existencia de una 'guerra interna' entre el extesorero Luis Bárcenas y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que provocó que el exsenador 'popular' llegara a amenazarle 'con arrancarle la cabeza'.

En la declaración judicial de Páez, el exgerente señala que las tensiones se desencadenaron a raíz de la dimisión oficial de Bárcenas de su cargo en el verano de 2009. 'Él dimitió como tesorero pero seguía estando y yo tenía problemas de con quién despachar porque sus funciones las asumía la secretaria general', explica.

También apunta que en una ocasión le dijo que le iba 'a arrancar la cabeza y que estaba acabado'. El incidente tuvo lugar tras la publicación en prensa de informaciones que aseguraban que el comité de empresa se había quejado de la forma que Páez tenía de tratar al personal.

Cospedal salió en su defensa, según la versión del exgerente, y desmintió estas noticias en una nota interna, lo que provocó la ira de Bárcenas, que se puso 'muy violento'. 'Él estaba muy desesperado, muy presionado, porque le llevaban sacudiendo desde que estalló Gürtel en prensa, en medios y tal y estaba muy tocado', señala en la declaración.

'Me amenazó, yo me tomé muy en serio la amenaza, me fui a casa y, a la hora o la hora y pico de que me marchara, él me llamó por teléfono y me pidió disculpas, yo entendí que no eran sinceras y fue cuando planteé que no podía seguir en esa situación', apunta.

Según él, el enfrentamiento entre Cospedal y el imputado fue lo que terminó provocando su salida del partido en el año 2010. 'Me vi envuelto en una guerra que no era la mía', dijo antes de señalar que le dijo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en aquella época: 'Oye, a mí estos me vuelven loco, no quieren uno que despache con el otro y viceversa'.

El testigo añadió ante el juez Ruz que pidió a Bárcenas que solucionara sus problemas con la secretaria general, ya que 'no podía continuar con esa dicotomía'.

Del mismo modo, Páez asegura que Bárcenas le imputó la publicación de una fotografía en la que aparecía esquiando en la estación de Baqueira Beret. 'Pero si yo no sabía que estabas en Baqueira', le contestó el exgerente antes de apuntar que el extesorero 'en su imaginario' creyó que él estaba filtrando informaciones contra él.

En su declaración, de 56 páginas, también consta que Páez admitió ante el juez Ruz que cobró dos sobresueldos de 6.000 euros que no fueron declarados a Hacienda, tal y como Bárcenas registró en su supuesta contabilidad B. El primer apunte está fechado el 25 de abril de 2007 y el segundo, el 2 de junio de 2008.

En este sentido, el exgerente explica a preguntas del fiscal Anticorrupción Antonio Romeral que recibió este dinero 'en billetes de 500 euros', que no firmó ningún recibí y que se lo entregaron en un sobre Bárcenas y el entonces tesorero del PP, Álvaro Lapuerta.

Recibió estas percepciones adicionales, según su versión, porque Bárcenas y Lapuerta le habían hecho 'otro planteamiento', en relación a que le contrataron para ser gerente del PP porque pensaban que el exsenador iba a ocupar el cargo de tesorero.

'Yo entendí que tampoco estaba en su capacidad el que yo fuera gerente si no se había decidido por los órganos del partido, por el presidente, cambiar al tesorero, y decía. 'Oye, yo estoy haciendo aquí un montón de cosas, estoy reduciendo gastos, ordenando la caja, la nómina, etc'. Y entonces siempre me decía: 'Que sí, estamos buscando una fórmula, pero a ver si el secretario general...'', asegura.

Entonces, según la versión que Páez ofreció ante el juez Ruz, Bárcenas le llamó al despacho de Lapuerta y ambos le dijeron: 'Estamos muy contentos con lo que has hecho, la verdad es que está quedando muy bien todo, estamos muy satisfechos y tal, y me dieron ese dinero. Yo les dije: 'Esto no es ni el importe ni la forma que yo... pero bueno, no hay otra cosa''.

En este contexto, señala que no declaró a Hacienda estas percepciones porque no consideró que estuviera cometiendo una ilegalidad. 'Hay jurisprudencia laboral que dice que el trabajador no incurre en una falta administrativa por no declarar esos ingresos en B porque si no pone en riesgo su puesto de trabajo...', afirma.

Páez también niega en su declaración ante el juez que investiga la supuesta contabilidad B en el PP que un 30 por ciento de las obras de reforma que se llevaron a cabo en la sede de la calle Génova  se pagara con dinero B, tal y como afirmó Bárcenas. 'Las obras se pagaron por cheque o por transferencia', sostiene.

En este sentido, señala que el extesorero nunca le dijo 'nada' de que el arquitecto que dirigió los trabajos, Gonzalo Urquijo, cobrara una parte en negro y sostiene que, 'como en todas las obras podía haber desviaciones pero no eran desviaciones muy importantes con respecto al presupuesto inicial'.

Sobre el pago de los sobresueldos, insistió:'Yo veo que me pagan un dinero que no se declara. Entiendo que es dinero de los donativos que no declaran', dijo.

En la declaración judicial que prestó el pasado 13 de agosto en la causa en la que se investiga la presunta contabilidad B del PP, Páez revela que dependía laboralmente del extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, quien le contrató en 2004 como adjunto a la gerencia.

'Pero yo estoy en una relación de dependencia, en una relación jerárquica y yo voy allí a trabajar, yo no soy un policía. Si ahí aparece un dinero que me dan, pues lo recibo', señaló Páez ante el juez.

El exgerente declaró que el extesorero Luis Bárcenas le pidió que guardara documentación sobre el partido porque estaba 'paralizado', 'bloqueado' y 'shockeado' por temor a que la Policía realizara 'un registro' en la sede de la formación.

'Yo no vi la documentación que luego he visto en prensa publicada manuscrita, esa yo no la vi' Así consta en la declaración judicial de Páez, que no le consta que fueran los denominados 'papeles de Bárcenas', estaba formada por 'fotocopias de facturas de empresas que no identificaba y hojas de cálculo'. 'Yo no vi la documentación que luego he visto en prensa publicada manuscrita, esa yo no la vi', señala Páez en su declaración ante el juez, en la que concreta que se deshizo de los papeles que le dio Bárcenas en cuanto pudo. 'Esa documentación me estorbaba, me quemaba. Yo no quería tenerla. Eso no era mío ni iba conmigo', dice.

En este sentido, apunta que estaba 'dividido' ante la situación en la que se encontraba porque estaba 'agradecido' con Bárcenas, que era su 'jefe' y le había llevado a trabajar al PP, pero al mismo tiempo 'salían cosas en prensa que contradecían la imagen que tenía de él'.

Páez también asegura que Bárcenas le dijo que la documentación que le entregó abarcaba hasta 1996 porque la tenía 'dividida' y la parte correspondiente a los años posteriores se la había dejado 'a otra persona'. 'Yo le dije: ¿Por qué me la dejas a mí?', señala el exgerente. 'Porque me fío de ti', le contestó Bárcenas.

Tras indicar que guardó los papeles que le dio el extesorero durante 'cuatro, cinco o seis semanas como mucho', en contra de lo manifestado por Bárcenas que elevó la custodia de Páez a 'cuatro meses', el compareciente explica que no quería tener esa documentación en su domicilio.  

'Luego cuando la tuve, cuando yo me la llevé a mi casa, yo en el camino pensaba: ¿para qué me da a mí esto? Y como me pareció que no debía tenerla yo en mi casa porque era llevar a mi casa algo que no era mío y que seguramente no era bueno, yo la volví a llevar al partido, la metí en un sobre, bueno, ya estaba en un sobre, la guardé entre unos papeles que tenía y allí se quedó', describe.

 

Por su parte, el ex secretario general del PP Francisco Álvarez-Cascos afirmó al juez del caso Bárcenas, Pablo Ruz, que aunque el procedimiento de pago ordinario del partido eran los cheques y las transferencias, él no pondría 'la mano en el fuego' por que no se pagara alguna vez en metálico.

'Yo recuerdo que el procedimiento ordinario era las transferencias y los cheques. No sé si alguna vez, excepcionalmente, por alguna razón administrativa o burocrática, esto se podría haber quebrado. No pondré la mano en el fuego por eso', aseguró en su declaración ante el juez el pasado 13 de agosto tras ser preguntado sobre si él había recibido pagos en metálico, según la transcripción de la misma.

Álvarez-Cascos negó haber recibido retribuciones del PP mientras fue ministro de Fomento y, respecto a los donativos anónimos de la supuesta contabilidad B, dijo que no los conocía porque era un asunto que lo llevaba el tesorero, cuyas competencias 'nunca' invadió.'El Partido Popular es un partido normal, y los partidos normales, a diferencia de la KGB, de los partidos de los comunistas, de la GESTAPO o de los partidos nazis, o de Método 3 de los partidos socialistas, no teníamos sistemas de espionaje interno nunca', indicó al juez al ser preguntado por el mecanismo que establecía para fiscalizar a la tesorería cuando era secretario general.