Público
Público

Bárcenas dice que ha aportado al TS las pruebas que demuestran su inocencia

El tesorero del PP ha declarado ante el juez durante tres horas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Solo. Como si a sus compañeros del PP se les hubiera tragado la tierra, el senador y tesorero nacional del partido conservador, Luis Bárcenas, ha declarado hoy en el Tribunal Supremo como 'imputado provisional' en el caso Gürtel.

Pese a que, según el investigado, durante su comparecencia de cerca de tres horas ha aportado al alto Tribunal las pruebas que demuestran su inocencia, ningún político del PP le ha respaldado no solo físicamente, sino de palabra.

Solo el presidente del PP-A, Javier Arenas, ha remarcado que es 'una buena noticia' que los compañeros 'tengan la oportunidad de defender su inocencia'. Nada más. Rajoy, Cospedal o Sáenz de Santamaría han optado por el más rotundo de los silencios.

A la salida de su declaracion, el senador y tesorero del PP ha afirmado que estaba satisfecho tras haber podido presentar las pruebas que demostraban su inocencia.'Estoy muy contento de haber podido declarar y de aportar las pruebas que demuestran mi inocencia', ha afirmado Bárcenas en la puerta de la sede judicial ante cerca de un centenar de periodistas.

Bárcenas llegó alrededor de una hora antes a una comparecencia solicitada por él mismo, para defender su inocencia y negar su relación con una trama que ha salpicado a altos cargos del PP, y compareció durante casi tres horas.

El juez del Supremo que investiga el caso, Francisco Monterre, escuchó de esta forma a Bárcenas sin necesidad de esperar la autorización del Parlamento por su condición de aforado. También ha citado a declarar para el jueves al diputado del PP Jesús Merino.

El senador abandonó el tribunal poco antes de las dos de la tarde.'Simplemente decir que estoy muy contento de haber podido declarar y aportar las pruebas que demuestran mi inocencia', indicó el tesorero del PP ante una nube de periodistas.

Fuentes de la dirección del PP han explicado que Bárcenas llegó al Supremo tras haber preparado durante toda la jornada de ayer, 'meticulosamente' y junto a sus abogados, la comparecencia ante Monterde.

Las mismas fuentes han precisado que el tesorero no habló ayer con el presidente del partido, Mariano Rajoy, lo que no significa que éste desconociera el contenido de la declaración de Bárcenas. El líder popular sabía desde hace semanas lo que el senador argumentaría en el Supremo. 

El alto tribunal abrió a mediados de mes diligencias previas contra Bárcenas al apreciar indicios de cohecho y de delitos fiscales. El tesorero del PP ha reiterado que dimitirá 'transitoriamente' si el Supremo pide finalmente su suplicatorio al Parlamento.

En las últimas semanas han llovido las críticas contra él por seguir en su cargo pese a haber sido implicado en el caso Gürtel, en el que altos cargos habrían recibido regalos y dinero a cambio de adjudicación de contratos a la empresa dirigida por Francisco Correa, el supuesto cabecilla de la trama.

El senador y tesorero siempre ha defendido el origen legal de su patrimonio y la correcta financiación del PP.

El caso también está siendo investigado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y de Valencia, entre cuyos imputados está el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps y su número dos, Ricardo Costa.

 El diputado del PP Jesús Merino, también imputado provisional en este caso, está citado para que declare mañana.

Si el instructor apreciara indicios suficientes para inculpar a Bárcenas, no podría hacerlo sin solicitar antes el suplicatorio al Senado.

Bárcenas llegó a la entrada lateral del Tribunal Supremo a las diez menos diez de la mañana, pese haber sido citado a las once, y declaró que enfrentaba el interrogatorio en el alto tribunal 'absolutamente tranquilo'.

Pero su entrada en el palacio de la Plaza de la Villa de París también contó con su anécdota. El tesorero del PP 'pitó' cuando cruzaba el arco de seguridad instalado en la puerta, ante lo cual subió sus brazos en cruz mientras los policías comprobaban a qué se había debido el aviso. Ese momento fue aprovechado por los fotógrafos que se apostaban a las puertas del tribunal.

Las grabaciones le apuntan desde el principio
El juez Baltasar Garzón detalló, en el auto en el que remitió el ‘caso Gürtel' al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, los indicios contra Bárcenas, con la esperanza de que el instructor en el TSJM viera lo mismo que él había constatado. Y así fue. Los primeros indicios que citaba Garzón eran las grabaciones que hizo el ex concejal del PP de Boadilla del Monte (Madrid) José Luis Peña a Francisco Correa. En ellas, el presunto cerebro de la trama de corrupción decía que había entregado 1.000 millones de pesetas a Bárcenas.

Sus siglas en la contabilidad B
El análisis de la contabilidad B de las empresas de Francisco Correa, que se intervino en el número 40 de la madrileña calle de Serrano, sacó a la luz a los receptores de pagos. Tras el archivo personal con apuntes denominado 'Detalles entregas a L. B.' se situó al senador por Cantabria. Aparecía también como 'Luis Bárcenas', 'L. Barc.' o 'Luis el cabrón'.

Caja X PC Caja Madrid
En el auto, Garzón mencionaba una cuenta que incluía cuatro apuntes relacionados con el concepto 'Cobro Elecciones Gallegas' a favor de una persona a la que se nombra como
'L. Bárcenas', 'L. Barc' o 'L. B'. Se habla de tres entregas por valor total de 131.570 euros.

Declaraciones de Felisa Jordán
Varios imputados identificaron esas siglas con el tesorero del Partido Popular. Felisa Isabel Jordán, que fue administradora de una de las empresas de la trama, relató haber estado en una reunión a la que también asistió Francisco Correa en la que se habló del senador conservador. 'Del dinero que le habían dado y que no les estaba dando trabajo', señaló. Por eso le empezaron a llamar ‘Luis el cabrón'.

El contable Izquierdo
El contable de la organización, José Luis Izquierdo, señaló que Correa visitaba 'con asiduidad' la sede nacional del PP y que vio el nombre de Bárcenas en el listado de regalos de Navidad que el presunto cabecilla de la trama tenía en una joyería madrileña.

El chófer Magariños
Domingo Magariños declaró que, como chófer de Francisco Correa, acudió a la sede nacional del PP a ver a Bárcenas. Agregó que el tesorero extendía cheques, 'cree que a nombre de Special Events, pero siempre de pequeño importe, 1.800 o 2.000 y pico, nunca grandes cantidades'. El conductor llevaba los cheques a José Luis Izquierdo.

El informe de la Agencia Tributaria
La Fiscalía Anticorrupción no apoyó que la causa fuera elevada al Tribunal Supremo mientras no se recibió en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el informe de la Agencia Tributaria. En él se afirma que Bárcenas podría haber cometido varios delitos fiscales. El propio Tribunal Supremo declaró que las explicaciones que Bárcenas había aportado al fisco eran insuficientes.

Los sobornos recibidos
El TSJ de Madrid fija que la trama corrupta hizo pagos a Bárcenas por valor de 1.047.193 euros en tres años. Garzón la elevó a 1.353.000 euros, ya que tenía en cuenta más años.