Público
Público

Bárcenas: "Diré lo que tenga que decir en función de mis intereses"

El ex tesorero del PP racha de "absolutamente kafkiano" que dos jueces le citen el mismo día. Denuncia la situación "muy incómoda" que vive desde que fue imputado sin saber por qué delito.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Luis Bárcenas evitó ayer hablar ante el juez Pablo Ruz, que le había citado en la Audiencia Nacional. Sí lo hizo ante los micrófonos de Intereconomía, para insistir en su derecho de no hablar en los tribunales en esta primera fase de la instrucción del caso, sea 'sobre los papeles o sobre cualquier otro tema', aclaró. El ex tesorero sí se reserva su intención de hablar en la segunda fase de la instrucción: 'Ya diré lo que tenga que decir en función de mis intereses', aseguró en una advertencia que abarca desde su propia situación económica y judicial hasta la gestión de las finanzas del PP que conoció y administró durante 30 años.

El ex tesorero del PP manifestó su actual desconocimiento sobre qué delitos se les imputan a él y a su antecesor al frente de la Tesorería del partido, Álvaro Lapuerta, aunque sí subrayó el comportamiento 'absolutamente kafkiano' de los jueces Ruz y Javier Gómez Bermúdez al citarle ambos en la Audiencia Nacional el mismo día. Informó de que la de ayer es la octava vez que se le llama a declarar y denunció un 'cúmulo de irregularidades' producidas desde que se inició la instrucción del caso Gürtel, en 2009 de la mano de Baltasar Garzón: ni 'se respetó el derecho a la intimidad de las personas que fueron grabadas durante dos años de forma subrepticia por el denunciante', ni existen 'las cintas originales, que han podido ser manipuladas', citó como ejemplos.

El ex tesorero también denunció ayer en televisión la 'incómoda' situación en la que viven él y su familia dese que se supo que poseía cuentas en Suiza y se publicaron los  supuestos papeles que llevan su apellido y que se corresponderían con la contabilidad en negro del PP. Bárcenas reconoció que nadie le ha insultado ni proferido 'exabrupto' alguno contra él o, al menos, que haya oído por la calle, pero sí 'miradas y cuchicheos constantes'. Además, confesó que se la hace muy 'complicada de llevar' la presencia constante de periodistas en la puerta de su domicilio madrileño: 'Esta situación es nueva para mí y resulta muy incómoda', reprochó.