Público
Público

Un barco de EEUU llega a Georgia, y las tropas rusas se quedan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una embarcación de la Marina estadounidense con ayuda humanitaria llegó al domingo al principal puertogeorgiano, Batumi, mientras Rusia siguió ignorando las demandas de Occidente para que repliegue sus últimos soldados del territorio deGeorgia.

Rusia afirma que las tropas restantes son soldados de paz que deben evitar más derramamiento de sangre y proteger a las personas enlas provincias separatistas pro Moscú de Osetia del Sur y Abjasia, dos días después de que los rusos anunciaran que habían completado laretirada.

En la principal vía férrea que recorre Georgia de este a oeste, un tren cargado con combustibles explotó el domingo, aparentemente traspasar por encima de una mina explosiva.

El conflicto emergió el 7 de agosto cuando Georgia intentó retomar el control de Osetia del Sur. La respuesta rusa llegó hasta el interior delterritorio georgiano, cruzando sus carreteras de este a oeste y acercándose a un importante oleoducto de la zona.

Las tropas rusas también se trasladaron hacia el oeste de Georgia desde Abjasia, otra región separatista en el Mar Negro.

Cientos de personas murieron, decenas de miles fueron desplazadas y numerosas viviendas e infraestructuras quedaron destrozadas porlos enfrentamientos armados.

En Batumi, 80 kilómetros al sur de otro puerto, Poti, donde las tropas rusas aún están presentes, el USS McFaul llegó con asistenciahumanitaria para las decenas de miles de personas desplazadas por el conflicto.

Resaltando el apoyo de Washington a Georgia, otros dos navíos estadounidenses seguirán a la primera embarcación de la Marina.Estados Unidos ya ha entregado ayuda humanitaria a través de un avión militar de cargamento, pero ahora está enviando colchonetas yalimentos.

REPLIEGUE PARCIAL DE RUSIA

Un navío de la flota rusa en el Mar Negro, el Moskva, ya no se encuentra en la zona, tras regresar a su base ucraniana el sábado,informaron las agencias de noticias rusas.

Autoridades georgianas estaban evaluando el nivel de los daños de la explosión del tren con combustible, que podría interrumpir una rutaclave de comercio para exportaciones de crudo desde Azerbaiyán hacia los mercados europeos.

El primer ministro, Lado Gurgenidze, dijo a Reuters por teléfono: "La vía férrea es crucial no sólo para la economía georgiana sino tambiénpara la economía de los países vecinos".

Estados Unidos y Europa temen que la continua presencia rusa en Georgia agudice la división étnica del país, socave al Gobierno delpresidente pro occidental Mijeil Saakashvili y amenace los vitales oleoductos de la región que cruzan el país.

Lo que resulta especialmente preocupante para Tiflis y Occidente es un puesto de control ruso instalado en el puerto de Poti, que seencuentra fuera de una zona de seguridad que Rusia dice que está incluida en el mandato de mantenimiento de paz.

/Por Niko Mchedlishvili/.*.