Público
Público

Barcos-almacén para acaparar y hacer negocio

Wall Street aprovecha el petróleo liberado por EEUU para lucrarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los gobiernos que forman parte de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) han creado 'una oportunidad de negocio' para los bancos de Wall Street, los traders de materias primas y las compañías energéticas al liberar parte de sus reservas estratégicas de crudo, según contaba esta semana Financial Times.

En Estados Unidos, algunos operadores que adquirieron a la administración ese petróleo han optado por guardarlo en tanques y barcos para acaparar stocks a la espera de que suban los precios, en lugar de venderlo rápidamente a empresas de refino, con un claro propósito especulativo.

Según fuentes de la industria, es improbable que esa práctica se esté dando en Europa. Aquí, la liberación de reservas se ha efectuado reduciendo la cantidad de barriles que las petroleras están obligadas a guardar en la nevera (los gobiernos no han vendido sus stocks). La razón es que EEUU ha liberado mucho más petróleo que el resto: la mitad del total. Europa ha aportado el 30% y los miembros asiáticos de la AIE, el restante 20%. Cada país ha aportado en función de su consumo.

Pese a que el gran impulsor de la iniciativa de la AIE ha sido Estados Unidos, este país (responsable de un 25% del consumo mundial) tiene actualmente petróleo de sobra. Los tanques de almacenamiento de Cushing, en Ok­la-homa, el gran repositorio de crudo del país (allí se guarda el producto que se negocia en Nueva York), están cerca de su máximo histórico desde hace meses. Como consecuencia de esa sobreoferta, este año se ha agudizado una tendencia que comenzó en agosto del año pasado: el petróleo de referencia en Estados Unidos, el West Texas Intermediate (WTI), cotiza por debajo de su homólogo europeo, el Brent, al contrario de lo que sucedía tradicionalmente (el WTI siempre ha sido algo más caro). El diferencial de precios está ya en unos 18 dólares y, según ha dicho esta semana Citi, el año que viene podría llegar a 40 dólares.

El crudo europeo es más caro que el de Estados Unidos, que tiene excedente Como las empresas de refino no utilizan un único tipo de crudo (emplean una mezcla o cesta de distintas variedades), es difícil saber hasta qué punto perjudica ese diferencial de precios al consumidor europeo. Las grandes beneficiadas, sin duda, son las compañías de refino con instalaciones en Estados Unidos. 'Se da un fenómeno curioso: los refineros americanos compran un crudo entre 15 y 18 dólares más barato que en Europa, de muy alta calidad, y obtienen un producto final con menores costes', dice una fuente de la industria europea, que apunta que, 'indirectamente', el gran perjudicado es el consumidor de la UE.