Público
Público

Bardem recoge el Premio Nacional de Cine y rinde de nuevo tributo a su oficio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Javier Bardem ha recogido hoy en San Sebastián de manos del ministro de Cultura, César Antonio Molina, el Premio Nacional de Cinematografía, "un galardón que tomo para entregárselo a toda la gente de la profesión a la que debo tanto y rindo pleitesía", ha declarado minutos antes de recibirlo.

En el acto de entrega del premio, que ha tenido lugar en el marco del festival de cine de la ciudad donostiarra, ha trasladado este reconocimiento a la gente de la profesión, de los que ha aprendido su oficio, "y que con dignidad hacen de él algo creativo".

Entre los asistentes al acto de entrega se encontraban la madre del actor, Pilar Bardem -sentada junto a Juan Diego-, de Antonio Banderas, del cineasta Jonathan Demme -presidente del jurado de la sección oficial de esta 56 edición del certamen- y de la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde.

Bardem también ha anunciado que la dotación económica de 30.000 euros que acompaña al premio irá destinada al pueblo saharaui, "con el que se tiene una deuda de memoria histórica"; al fondo asistencial de la Fundación AISGE, "para honrar a nuestros mayores en esta profesión", ha apuntado; y al proyecto de investigación y desarrollo del arte interpretativo que prepara con Juan Carlos Corazza.

El Premio Nacional de Cinematografía, concedido por el Ministerio de Cultura, reconoce en esta ocasión la labor profesional de Bardem, integrante de una estirpe de grandes actores que basan su profesión en "un duro trabajo, que nace del rigor y del entrenamiento y de la preparación a fondo del personaje", ha apuntado Molina durante su intervención.

El titular de Cultura ha destacado también la proyección internacional del actor, además de recordar algunos de sus papeles más memorables en el cine -en cintas como "Jamón, jamón", "Mar adentro", "Antes que anochezca" o "No es país para viejos"-, además de los galardones que ya ha recibido, entre ellos el Óscar, el Goya, el Globo de Oro o la Concha de Oro en San Sebastián.

"Es un premio que me llega como representante, en este momento concreto, de un oficio que amo y por el que le debo mucho a mucha gente", ha explicado el actor en una entrevista con los medios anterior a la entrega del galardón.

"No me gusta verme en pantalla, como a casi ningún actor, y todas las veces que lo he hecho he pensado en algún momento que fallé a la hora de interpretar a mi personaje", ha apuntado.

"Los premios pueden sacar lo peor de uno mismo, y además lo peor de otros hacia uno mismo", ha asegurado el intérprete, "cansado polémicas que no merecen la pena" en torno a sus declaraciones públicas y que también se encuentra en San Sebastián para presentar la última película de Woody Allen, "Vicky Cristina Barcelona", co-protagonizada junto a Penélope Cruz y Sclarlett Johansson.

"Tuve la suerte de recibir el guión completo de la película, algo que parece ser poco común viniendo de Allen, y leyéndolo me reí y reflexioné a la vez", recuerda Bardem acerca de esta comedia, que hoy llega a las salas españolas.

Conoció al cineasta neoyorquino un día antes de empezar a rodar, algo que agradece, ya que "su forma de trabajar, en la que no hay tiempo para intelectualizar nada, da al rodaje una permanente sensación de alerta" y, aunque no sea un director que dé muchas direcciones, sí ofreció al español "su cariño y apoyo en momentos de inseguridades y miedos", poseedor como es de "una extraordinaria experiencia de vida e incuestionable trayectoria cinematográfica".