Público
Público

Barenboim dice que no se puede responsabilizar a Wagner del Holocausto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El músico argentino-israelí Daniel Barenboim salió hoy en defensa del compositor Richard Wagner, cuyo antisemitismo es un permanente tema de discusión, al asegurar que su nombre no puede asociarse al Holocausto, que era calificado por los nazis como la "solución final" de la cuestión judía.

"No creo que se pueda vincular a Wagner a la solución final", dijo Barenboim durante un simposio en Berlín sobre "Richard Wagner y el judaísmo".

Barenboim explicó que, aunque en cierto modo Wagner fue un modelo ideológico para Hitler, no puede considerarse al compositor como un profeta del nazismo, y pidió que su obra sea valorada al margen de su ideología.

"Por repugnante que fuera el antisemitismo de Wagner, no se le puede responsabilizar de los actos de Hitler", añadió el actual director musical de la Staatsoper de Berlín, que estrenará mañana una nueva versión de "El oro del Rin", de Wagner.

El que Wagner fuera un tabú en los primeros años de la postguerra tenía, para Barenboim, cierta justificación por la instrumentalización que habían hecho de él los nazis, pero ahora esa situación no tiene sentido, aseguró.

El director y pianista criticó además la manera en que se trata la obra de Wagner en Israel, y calificó de "leyenda" la versión según la cual él habría causado un escándalo en ese país en 2001 al tocar en un concierto partes de "Tristan e Isolda".

Según Barenboim, tras una discusión con el público hubo unas treinta personas que abandonaron la sala porque no querían oír a Wagner y el concierto transcurrió pacíficamente.

"Sólo al día siguiente hubo vehementes reacciones de políticos que naturalmente no habían estado en el concierto", explicó el músico.

Barenboim sostiene que el antisemitismo de Wagner debe de considerarse dentro del contexto de su época y no olvidar que en el nacionalismo europeo del siglo XIX había cierto grado de antijudaísmo; así, por ejemplo, hasta 1869 no se permitió a los judíos moverse libremente por Berlín y sus alrededores.

El director argentino-israelí aseguró que, a diferencia de lo que muchos creen, no se pueden ver expresiones de antisemitismo en la caracterización de algunos personajes de sus óperas, como Kundry en "Parsifal"; Alberich en "El anillo de los Nibelungos" o Beckmesser en "Los maestros cantores".

"Wagner se burla de esas figuras, pero eso no es antisemitismo. Si lo fuera, yo no podría dirigir esas óperas", concluyó Barenboim.