Público
Público

Los barones del PP informaron del déficit a Rajoy hace mes y medio

El presidente del Gobierno sostiene que se enteró de la situación el pasado 27 de diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Oye, y tú, ¿como lo llevas? ¿Cómo te va?', fue la manera informal en la que Mariano Rajoy preguntó a los suyos cómo podían cerrar el año y no le gustó mucho saber que iba a ser peor de lo previsto. Tras ganar las elecciones, el dirigente conservador se reunió con los banqueros, los agentes sociales y con sus barones autonómicos. Fue el 1 de diciembre en la sede nacional del PP, porque él todavía no había sido investido presidente del Gobierno.

Hubo un acto conjunto y luego se celebró un almuerzo. En este les trasladó la importancia de cumplir el déficit y se interesó por la situación de sus cuentas. Según varios presidentes regionales del PP, allí le avanzaron lo que podía encontrarse al llegar a la Moncloa.

Algunos reconocieron que vivían un momento complicado Alberto Fabra, al frente del País Valencià, ya le expuso sus problemas y explicaron que, aunque ya habían acometido importantes recortes, iban a tener que realizar más, porque los resultados del cuarto trimestre iban a afectarles. Analizaron con él que los datos de este periodo iban a ser muy negativos y que el paro se iba a disparar por encima de los cinco millones. Rajoy les pidió un nuevo esfuerzo para reducir el gasto público. A la salida, muchos destacaron que les había exigido que se apretaran 'aún más el cinturón'. También contaron que su jefe de filas les había dicho que los tres primeros meses iban a ser decisivos por las reformas que se iban a acometer.

Ya en octubre, en la Convención Nacional del PP en Málaga, los asesores económicos de Rajoy calculaban que se iba a tener que realizar un ajuste de 40.000 millones de euros. El martes pasado, Rajoy reconoció ante el Grupo Popular en el Congreso que ese era el hachazo definitivo. En aquella cita, los presidentes autonómicos también le mostraron a Rajoy su preocupación por sus finanzas.

A pesar de que el Gobierno tenía ya sus previsiones, insiste en que ha tenido que subir el IBI y el IRPF por culpa de la herencia socialista y porque se encontró por sorpresa con un déficit superior al que esperaba. Ayer el líder del PP en Andalucía, Javier Arenas, incidió de nuevo en ello denunciando que 'toda la sociedad española' había sido 'víctima del último gran enga-ño del déficit' y se mostró convencido de que, si él gana, también se encontrará 'con un agujero mayor' del que se conoce. 'Nadie puede gastar más de lo que ingresa, porque eso significa ruina', indicó.

Rajoy estaba informado, pero él dice que sólo se enteró del dato, de forma oficial, el 27 de diciembre, cuando se lo procuró la Intervención General del Estado. Los que le rodean defienden que lo que manejaba no eran más que estimaciones y no los números exactos. Aunque estos eran suficientes para no decir en la investidura que los impuestos eran intocables. El presidente ha reconocido además que la desviación del déficit corresponde sobre todo a las comunidades (unos 15.000 millones de euros) y su formación controla 11 desde junio de 2011. Murcia y País Valencià, gobernadas desde hace varias legislaturas, sonde las más endeudadas.