Público
Público

Los barones del PP plantan a la Constitución

Los seis presidentes autonómicos del PP faltan al 31º aniversario de la Constitución. La primera asistencia al acto de un lehendakari convierte a Patxi López en el gran protagonista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fue lo más comentado en los corrillos. Ni un solo presidente autonómico del PP hizo ayer acto de presencia en la celebración del 31º aniversario de la Constitución en el Congreso de los Diputados.

Esperanza Aguirre (Madrid), Francisco Camps (Comunidad Valenciana), Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Ramón Luis Valcárcel (Murcia) Juan Vicente Herrera (Castilla y León) y Pedro Sanz (La Rioja) plantaron al presidente de la Cámara baja, José Bono, y a una amplia representación política. Con la salvedad de PNV, ERC y BNG que no acuden por discrepar de la relevancia de la efeméride.

Algo que no ocurre en el PP. Por eso al líder del PP, Mariano Rajoy, se le veía molesto por la falta de sus barones territoriales. 'Yo no digo nada de por qué no han venido', señaló encogiéndose de hombros y sin poder dar ningún tipo de explicación.

Tampoco había muchos diputados conservadores en el acto. La portavoz, Soraya Saénz de Santamaría, y su mano derecha, José Luis Ayllón, arropaban a Rajoy. Pero de los 153 que conforman el Grupo Popular se veían pocas caras conocidas. Ana Pastor, Fátima Báñez, Carmen Quintanilla, Juan Carlos Vera, José Antonio Bermúdez de Castro, Jaime García-Legaz, Eugenio Nasarre o Guillermo Mariscal eran algunos de los asistentes.

A ellos tampoco les hizo mucha gracia que sus compañeros faltaran. Hubo quien afirmó que no se trataba de ningún boicot pero no podían ocultar su enfado por la mala imagen que transmitía del partido. 'No se puede hacer esto. Tienen que venir. Está fatal. No se puede permitir', comentaba un parlamentario del PP. Otro pensaba que quizá Rajoy debería haberles convocado y pedía que, en cuanto les viera, se lo reprochara.

Rajoy, molesto, no encuentra excusa: 'Yo no digo nada de por qué no han venido con Bono'

Un dirigente conservador defendió a sus compañeros recordando que eso no era lo importante. Lo vital, a su juicio, era que, por primera vez, había acudido al acto la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, del PP. Tanto ella como el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, acapararon los focos un buen rato.

Pero la atención mediática se centró en Patxi López.También era el gran estreno del lehendakari vasco y Bono destacó su relevancia. El presidente del Congreso se lo agradeció en su discurso: 'Muchos españoles han esperado años para hacer patente el afecto que sienten por el noble pueblo vasco, al que tantas veces ha deshonrado una banda de maleantes asesinos con pretextos que ya nadie entiende ni ya nadie quiere escuchar'.

Otros tres presidentes socialistas se encontraban también presentes: José Montilla (Catalunya), José María Barreda (Castilla-La Mancha) y Marcelino Iglesias (Aragón).

Todos censuraron las ausencias del PP. Mientras Bono señalaba que estarían 'distraídos', Barreda lo calificó de 'chocante'. A López le parecía 'escándaloso'. '¿Qué habrían dicho estos a los que se les llena la boca de hablar de la Constitución si no hubiésemos venido Montilla o yo?', resaltó el lehendakari.

Montilla, quien definió la situación como 'sopredente' arremetió también contra ellos: 'No están aquí los que a veces aparecen como los máximos defensores de la Constitución, un texto que ni votaron ni creyeron en él cuando otros muchos lo defendieron'.

Los conservadores creen que traslada una 'mala imagen' del partido

Zapatero no quiso pronunciarse. Al igual que la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, quien, eso sí, recordó que ella 'nunca' se perdía ese eventoa y que venía de la capilla ardiente de Jordi Solé Tura en Barcelona. Por su parte, la secretaria de Organización, Leire Pajín, echó en cara a los del PP que se hubieran ido 'de puente'. Y Gregorio Peces- Barba sentenció que le parecía 'una vergüenza'.

Los conservadores tampoco acudieron en masa al izado de la bandera en la Plaza de Colón. Sólo estaba allí Ana Pasto. Y su plante también se pudo ver en la comida que hubo tras la recepción. Bono invitó a Zapatero y a los cuatro dirigentes autonómicos al almuerzo que todos los años celebra con sus antecesores. Ni Federico Trillo ni Luisa Fernanda Rudi fueron por motivos familiares.