Público
Público

Una barrera de hielo antártico, a punto de derrumbarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Alister Doyle

Una gran barrera de hielo antártico está a punto de derrumbarse y se mantiene por un pequeño trozo de la plataforma en su lugar, al tiempo que los investigadores la ven como la última víctima del calentamiento global que altera los mapas del frío continente.

"Hemos venido a la plataforma de hielo Wilkins para ver su agonía", comentó a Reuters David Vaughan un especialista del Servicio Británico en la Antártida (BAS, por su sigla en inglés) después de que el primer -y probablemente último- avión aterrizara cerca de la parte más estrecha de la barrera.

La barrera tiene un área de miles de kilómetros cuadrados que sobresale 20 metros fuera del mar en la península antártica.

Sin embargo, se mantiene unida por una franja de apenas 40 kilómetros (25 millas) de hielo que ha sido erosionada hasta alcanzar una forma de reloj de arena de apenas 500 metros de ancho en su parte más estrecha.

En 1950, la franja medía casi 100 kilómetros de ancho.

"Realmente se podría ir en cualquier minuto", dijo el lunes Vaughan, en medio de la nieve semi derretida por un brillante sol, junto a un avión Otter gemelo rojo que aterrizó con esquís. Agregó que el puente de hielo podría durar semanas o meses.

La Wilkins llegó a cubrir 16.000 kilómetros cuadrados. Ha perdido un tercio de su área, pero aún es del tamaño de Jamaica o del estado estadounidense de Connecticut. Una vez que el hielo se rompa, es probable que el mar arrastre gran parte de sus restos.

Actualmente icebergs del tamaño de centros comerciales flotan en el mar cerca de las barreras de hielo hasta que se desintegran. Por su parte las focas disfrutan del calor del verano sobre los icebergs ubicados en extensiones de mar abierto del hemisferio sur.

Un año atrás y después de un estudio con fotos aéreas, Bas dijo que Wilkins estaba "pendiente de un hilo".

"Milagrosamente, hemos vuelto un verano más tarde y sigue allí. Pendía de un hilo el año pasado, este año cuelga de un filamento", expresó Vaughan.

Otras nueve barreras se han desvanecido o derrumbado cerca de la península antártica durante los últimos 50 años, a menudo abruptamente como el Larsen A en 1995 o el Larsen B en 2002.

Normalmente se responsabiliza de esta tendencia al cambio climático causado por la acumulación en la atmósfera de gases procedentes de la quema de combustibles fósiles.