Público
Público

Barrera para impedir suicidios no redujo saltos al vacío: Canadá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Frederik Joelving

Una barrera para impedirsuicidios en el viaducto de Bloor Street, en Toronto, desde elque por lo menos 400 personas saltaron a la muerte, sólo habríadisuadido a las personas a cambiar de lugar.

Hasta el 2003, año en que se construyó la barrera de hierrollamada "velo luminoso", en el puente se registraban casi 10suicidios por año, lo que lo colocó en el segundo lugar despuésdel Golden Gate, en San Francisco.

"El viaducto fue un imán para suicidarse durante casi unsiglo", dijo el doctor Mark Sinyor, de la University of Torontoy el Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook. "Esperábamosque con la barrera bajaran los suicidios por saltos al vacío",agregó.

El equipo de Sinyor analizó registros entre 1993 y el 2007para comprobar si la construcción había tenido algún efecto enlas estadísticas municipales de suicidios.

Desde su instalación, no se produjeron suicidios. Pero lacantidad de saltos al vacío desde otros puentes de Torontocreció del 8,7 al 14,2 por año; es decir, hubo 56 suicidios conesta modalidad.

En el mismo período, otros tipos de suicidios disminuyeronde 200 a 170, según la población de Toronto en 1993 (2,4millones).

Aunque los datos no explican por qué la barrera no modificóla tasa de suicidios, la explicación obvia para Sinyor seríaque las personas se trasladaron a otros sitios.

El viaducto en Bloor Street es de muy fácil acceso, y sus30,5 metros de alto son letales, publicó el equipo en BritishMedical Journal (BMJ). Pero, aparte de eso, no tiene otroatractivo, a diferencia de íconos culturales como el GoldenGate, desde el que se suicidaron por lo menos 1.300 personas.

Estudios sobre sobrevivientes a intentos de suicidios en elGolden Gate demuestran que la gran mayoría no iría a otrolugar, señaló el doctor Mel Blaustein, presidente de laFundación Pediátrica de California del Norte, que no participóen el nuevo estudio.

Durante años, el especialista impulsó la colocación de unabarrera para prevenir los suicidios y confirmó que ya está casiaprobada la instalación de una red suspendida debajo delpuente, aunque aún no se obtuvieron los fondos.

A Blaustein no le sorprendieron los resultados del estudiosobre el viaducto en Toronto, al que llamó "un puente muydesagradable", que no se puede comparar con el Golden Gate.

Los autores de un editorial sobre el nuevo estudioseñalaron que los esfuerzos para reducir la tasa de suicidiostendrían que extenderse a otras áreas.

"Desde una perspectiva poblacional, con excepción deciudades como Hong Kong y Singapur, el suicidio por salto alvacío es muy raro (menos del 10 por ciento del total) y lossuicidios desde sitios específicos son menores aún",escribieron David Gunnell, de la University of Bristol, en elReino Unido, y Matthew Miller, de la Escuela de Salud Públicade Harvard, en Boston.

"Si la finalidad de las barreras es reducir los suicidios,entonces los blancos más promisorios no son los sitios másutilizados, por más importantes que sean, sino los métodos quemás se usan para suicidarse cerca del hogar (como lospesticidas en los países en desarrollo y las armas en EstadosUnidos)", afirmaron

Sinyor opinó que, a pesar de los resultados, el "veloluminoso" logró un objetivo importante. "Eliminó por completoun imán popular para el suicidio", dijo, y destacó que protegea los que pasan por debajo del puente.

"Envía el mensaje a la población de Toronto de que nospreocupan los suicidios", concluyó.

FUENTE: BMJ, online 7 de julio del 2010.