Público
Público

El barrio español de Manila será remodelado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha sobrevivido a siglos de gobierno colonial español, casi fue eliminado en la Segunda Guerra Mundial, y ahora elhistórico y abandonado corazón de Manila se dispone a brillar de nuevo gracias a un plan de restauración a gran escala.

El barrio de Intramuros, del siglo XVI, se sitúa junto a la ribera sur del río Pasig, y fue un distrito fortificado construido durante la etapacolonial española en Filipinas, que se prolongó tres siglos.

Y a pesar de su rica historia, los itinerarios de los turistas apenas lo incluyen, ya que los visitantes a menudo prefieren huir de la pobladaManila y dirigirse a las playas tropicales.

En un intento por atraer el turismo, la Administración Intramuros, junto a un nuevo equipo, está revisando un plan de limpieza y conservacióndel barrio, que incluye reparaciones estructurales al igual que eliminar 'okupas' y mejorar la seguridad.

"En septiembre, pretendemos techar los Almacenes Reales y algunas ventanas, para que se pueda usar", dijo Anna Maria Harper, nuevadirectora de la administración, en referencia al edificio situado en la zona de Fort Santiago.

"Apenas es una restauración, pero es una pena tener algo como esto y no hacer nada al respecto", dijo, añadiendo que también se estabaestudiando instalar un museo en la zona.

Muchas de las estructuras de Intramuros se vieron reducidas a escombros durante el bombardeo de Manila en la Segunda Guerra Mundial.Algunos edificios, especialmente las antiguas barracas y mazmorras, fueron utilizadas por las fuerzas de ocupación japonesas comoprisiones.

Después de Varsovia, la capital de Filipinas sufrió la peor destrucción durante el conflicto.

Uno de los edificios que aún se mantiene en pie es la catedral de Manila, una estructura de piedra colosal recuperada en los años 50.

Cerca de allí, está San Agustín, la iglesia barroca más antigua de Filipinas construida a finales del siglo XVI, que está intacta en su mayorparte y es admirada por historiadores y habitantes de la ciudad por los frescos de su interior y sus puertas de madera de elaborada talla.

Pero otras estructuras no han tenido tanta suerte.

El convento de Santa Clara, una vez famoso por sus monjas de clausura, está ahora abandonado. Otra iglesia, que se utilizó como unalmacén en la Segunda Guerra Mundial, ahora es poco más que un armazón bombardeado, donde los niños juegan entre las plantas que hancrecido donde solía estar el suelo.

En todo Intramuros, se han construido carreteras modernas sobre las viejas calles adoquinadas, y las cunetas están llenas de basura. Ladelincuencia de los barrios colindantes se extiende por la zona, lo que plantea dudas sobre su seguridad.

Pero muchos en Manila esperan que la limpieza de Intramuros finalmente le proporcione el reconocimiento que merece.

"Una vez que la limpieza se complete, la pobreza y la delincuencia disminuirá", dijo Carlos Celdrán, un entusiasta de la historia que realizavisitas guiadas en Manila. "Entonces habrá un boom".

/Por Tess Thompson/