Público
Público

Barroso contradice el aviso de recesión "inminente" de Lagarde

El presidente de la Comisión Europea cree que la industria financiera debería hacer una contribución más importante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Nosotros no anticipamos una recesión en Europa'. Así lo ha recalcado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en una rueda de prensa conjunta con la primera ministra de Australia, Julia Gillard, en la ciudad de Camberra.

'Los últimos pronósticos de la Comisión Europea muestran que, aunque modesto, habrá crecimiento en toda la Unión Europea', agregaba Barroso al inicio de una gira oficial con escalas en Australia y Nueva Zelanda que concluirá el próximo 9 de septiembre.

El presidente de la Comisión también subrayó que la Unión Europea (UE) y el euro son fuertes y resistentes. Se alejaba así de las últimas declaraciones de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que alertaba sobre la 'inminente' recesión que podría suponer una segunda recaída a escala global.

En su entrevista con la revista alemana Der Spiegel, la directora del FMI hizo saltar las alarmas al recomendar a las naciones más castigadas por la deuda, entre las que se encuentra España,  que 'los bancos europeos sean recapitalizados para que sean lo suficientemente fuertes como para soportar los riesgos derivados de la crisis de la deuda y del débil crecimiento'.

Sobre la crisis, el presidente de la Comisión Europea, ha indicado que el impuesto que ha propuesto para las transacciones financieras a nivel europeo hubiera aliviado la carga del sector hace tres años. 'Creemos que la industria financiera debería hacer una contribución más importante a la comunidad', ha acotado Barroso ante Gillard, quien expresó que su Gobierno no comparte este tipo de medidas.

Además, ha hecho hincapié en los esfuerzos europeos para solventar la crisis. 'Estamos haciendo todo lo posible: afrontar desde los problemas presupuestarios subyacentes hasta el fortalecimiento del manejo de la eurozona con el endurecimiento de las regulaciones financieras y mejoras en nuestra competitividad en general', ha apuntado el líder europeo.

Barroso ha indicado que se siente satisfecho de ver que la Unión Europea y Australia trabajan juntos para resistir a cualquier forma de proteccionismo y profundizar la liberalización de sus mercados, tras elogiar al gobierno de Camberra por haber sido el 'único país desarrollado' que evitó los efectos de la pasada crisis financiera.