Público
Público

Barroso pide que se despeje pronto la incógnita de quién sustituirá a Solana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso, espera que se despeje pronto la incógnita de quién será el futuro Alto representante de la UE, sobre cuyo nombramiento él tendrá también que pronunciarse, a fin de completar cuanto antes el futuro Ejecutivo comunitario.

"El presidente está deseando identificar a esa persona muy pronto y, entonces, avanzar con la formación del próximo Colegio de comisarios", indicó hoy en una rueda de prensa la portavoz de la CE Pia Ahrenkilde.

El Tratado de Lisboa prevé que el Alto representante para la política exterior de la Unión Europea (UE) sea al mismo tiempo vicepresidente de la Comisión.

Al ser un miembro relevante de la CE, Barroso ha recordado que quiere estar involucrado en el proceso de su elección.

Según la portavoz, ya han comenzado las "consultas informales" entre los gobernantes europeos sobre los nombramientos vinculados al Tratado de Lisboa, después de que ayer se completara el último trámite con la firma de la ratificación por parte del presidente checo, Vaclav Klaus.

Los dos puestos nuevos de alto nivel son el de presidente estable de la UE, que tendrá un mandato de dos años y medio, y el de Alto representante-vicepresidente, que sustituirá al español Javier Solana y verá sus poderes muy reforzados.

"Aún estamos esperando a una pieza del 'puzzle' que haga posible que arranque el proceso de nombramientos", señaló, en alusión al sustituto de Javier Solana.

Según explicó, es necesario saber "quién será el vicepresidente o (alto) represente para poder formalizar la nominación del Colegio, los comisarios designados (por cada país) que irán posteriormente a las audiencias al Parlamento Europeo".

La Eurocámara tendrá que dar su visto bueno al conjunto de la nueva Comisión Europea para que ésta quede oficialmente constituida.

Ahrenkilde recordó que el puesto de Alto representante y vicepresidente de la CE tiene que recibir la aprobación de Barroso, como presidente de esa institución, y apuntó que su nombramiento "es una decisión que tiene que tomarse en el curso del próximo Consejo Europeo" extraordinario que la presidencia sueca de turno de la UE tiene previsto convocar para mediados de noviembre.

La designación de esa persona, que será "muy importante" para "cohesionar mejor las políticas de exteriores de la UE", según la portavoz, será necesaria para "tener pronto una Comisión totalmente operativa", que trabaje plenamente en asuntos acuciantes como el cambio climático o la crisis económica.

Actualmente, y desde el pasado 31 de octubre, la Comisión saliente se encuentra en un período interino, en el que sólo puede ocuparse de los "asuntos corrientes", al haber concluido su mandato de cinco años.

El retraso en la aprobación del Tratado de Lisboa motivó la prórroga de las funciones de la primera Comisión Barroso, y de momento sólo se ha confirmado en su cargo por otros cinco años al presidente.