Público
Público

Basagoiti cree que los asistentes "no tienen ni idea" del conflicto vasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, considera que las personalidades internacionales que tomarán parte mañana en San Sebastián en la Conferencia Internacional sobre el final del terrorismo, "no tienen ni idea de lo que es el conflicto del País Vasco".

A la citada conferencia asistirán el exsecretario general de la ONU Kofi Annan y el líder del Sinn Fein, Gerry Adams; así como Jonathan Powell, que fue jefe del gabinete del exprimer ministro británico Tony Blair, quien ha excusado su presencia por motivos de agenda.

En una entrevista en El Correo recogida por Efe, Basagoiti señala que la organización de esta cita "ha sabido juntar a personas que no tienen ni idea de lo que es el conflicto del País Vasco y que lo equiparan a Irlanda, Sudáfrica o Palestina, para establecer una guerra entre dos comunidades, con dos bandos de víctimas".

Advierte de que la conferencia "por muy buenas intenciones que tengan sus asistentes, sólo puede entorpecer el final del terrorismo" porque "encarece la paz" y "puede ayudar a que se crean (los terroristas) que tienen derecho a concesiones por el hecho de haber asesinado".

Basagoti defiende que "deben ser las instituciones democráticas, el lehendakari, quienes lideren el final del terrorismo". "No se puede dejar la paz en manos de mediadores o que la abandera Batasuna porque eso complicaría el final del terrorismo", señala.

Además, el presidente de los 'populares' vascos apunta que si la banda terrorista ETA desaparece las condiciones de la política penitencia para los presos etarras "pueden ser otras".

Basagoiti recalca que "el tema de los presos depende de ellos: si ETA deja de ser una amenaza para la sociedad, si desaparece sin condicionantes políticos, en el marco de la legalidad, ya se verá lo que corresponde". "Está en su mano", agrega

En cualquier caso, Basagoiti advierte de que los etarras "no pueden esperar ningún premio político" y de que "las líneas absolutamente rojísimas con las concesiones políticas de ningún tipo" porque "eso significaría legitimar la historia de ETA y dejar encendida la llama de la violencia".