Publicado:  04.04.2012 11:03 | Actualizado:  04.04.2012 11:03

Batacazo en la primera subasta de deuda tras los Presupuestos

El Tesoro solo es capaz de colocar casi el mínimo de bonos y obligaciones previstos y además se ve obligado a subir el interés

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera subasta de deuda tras la presentación de los Presupuestos Generales para 2012 ha sido todo un desastre. El Tesoro Público tan solo ha podido colocar 2.589 millones de euros en bonos con vencimiento a tres, cuatro y ocho años, el importe más bajo establecido para la emisión de hoy, que oscilaba entre 2.500 y 3.500 millones de euros.

Y además, se ha visto obligado a adjudicarlos con intereses más altos. De los 2.589 millones de euros adjudicados, 1.127 millones lo han sido a tres años con un interés marginal del 2,96%, por encima del 2,41% de la anterior subasta, en tanto que otros 973 millones con vencimiento en 2016 se han adjudicado al 4,368%, superior al 3,478% precedente.

Los 489 millones de euros restantes, cuyo vencimiento está fijado para octubre de 2020, se han colocado al 5,363%, tres décimas por encima del 5,194% al que se colocó esta referencia en la última emisión.

No obstante, la demanda de las entidades ha superado los 6.500 millones de euros, con lo que el ratio de cobertura, o proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado, ha sido de 2,5 veces.

El Tesoro Público tiene previsto emitir 186.100 millones de euros de deuda en 2012. Ello servirá para cubrir las necesidades de financiación del Tesoro Público, 36.826 millones de euros, y las amortizaciones de deuda, que incluyen la emisión de 149.300 millones en letras a vencimiento este mismo año.

La emisión de este miércoles ha sido la primera tras la presentación de los presupuestos generales de 2012, y ha roto una racha de más de una docena de subastas en las que el Tesoro Público ha conseguido pagar menos por sus emisiones.

Las dudas de los inversores ante la situación de España y su capacidad para cumplir con los objetivos de déficit se hacían patentes también en el mercado secundario de deuda, en el que la rentabilidad del bono español a diez años, cuyo diferencial con el alemán del mismo plazo permite medir el riesgo país, alcanzaba el 5,63% tras las puja española.

El sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda soberana española en vez de alemana -lo que entendemos por prima de riesgo- se disparaba así por encima de los 380 puntos básicos tras la subasta, diez más que en la apertura. Este nivel no se alcanzaba desde el pasado 14 de diciembre.

Tampoco han acogido muy bien el conocimiento de los Presupuestos los accionistas del Ibex-35. Ayer, la Bolsa española cayó a su mínimo anual -7.825 puntos- tras cerrar la jornada perdiendo un 2,71%. La Bolsa española ha perdido un 8,66% desde principios de año, con lo que se sitúa a niveles de noviembre de 2011. Hoy la Bolsa seguía la racha negativa y abría la sesión perdiendo un 0,77%, por lo que volvía a bajar ese mínimo anual (7.764 puntos). Tras la subasta, el Ibex-35 se mantenía en torno al -0,40%.

Precisamente las cuentas públicas para este año refuerzan de forma muy notable los fondos destinados a pagar los intereses por la deuda, que directamente pasan a formar la partida más importante. En concreto, el Estado reserva 28.913 millones, lo que supone un incremento de más del 30% si se compara con la liquidación presupuestaria de 2011.

Cabe destacar que esta partida equivaldrá al 13,45 del total de los 214.701 millones que tiene pensado gastar el Estado en 2012 y además la cifra es superior a los 27.300 millones que conforman el 'tijeretazo' que el Gobierno aplicará para alcanzar el objetivo de déficit fijado en el 5,3% del PIB.

PUBLICIDAD

Comentarios