Publicado: 12.02.2012 17:22 |Actualizado: 12.02.2012 17:22

Batalla campal en Atenas por la aprobación de los recortes

La manifestación más grande que se recuerda contra los recortes, con más de 100.000 personas acaba en enfrentamientos contra la policía en Atenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la jornada de la votación en la que se han aprobado los ajustes exigidos por la 'troika' a cambio del nuevo paquete de rescate, en el centro de Atenas se ha desatado el caos. La policía anitidisturbios lanza gases lacrimógenos contra las piedras y cócteles molotov de miles de manifestantes que asedian el Parlamento. [VER FOTOGALERÍA]

Más de cien mil personas tomaron las calles en la mayor manifestación contra los recortes. Jóvenes, gente de mediana edad e incluso ancianos acudieron a la marcha portando banderas griegas y pancartas contra la 'troika', contra el Gobierno, contra el FMI y contra la canciller alemana, Angela Merkel.

Desde primera hora de la tarde miles de personas acudieron a la Plaza Syntagma, la Plaza de Omonia y diferentes puntos de la capital hasta bloquear prácticamente todo el centro de la ciudad.

La mayoría de los de los manifestantes se han dispersado cuando han empezado los enfrentamientos pero numerosos grupos siguen haciendo frente a la policía, que se está viendo desbordada.

"Esto no es una democracia, no nos dejan ni protestar, es una dictadura"

"Esto no es una democracia, no nos dejan ni protestar, es una dictadura", manifestó una joven. Otro manifestante añadió que "lo único que queremos es que los diputados nos escuchen".

Todo empezó cuando el cantante Mikis Theodorakis, uno de los convocantes de la protesta junto a los sindicatos, pidió a la policía que le permitieran subir a las escaleras del Parlamento para dirigirse a las masas. Entonces, los antidisturbios arrojaron gases lacrimógenos a los miles de personas concentradas en la Plaza Sintagma, "sin que mediase provocación", según explicaron a testigos presenciales.

En ese momento han empezado los  violentos disturbios con intercambio de gases, de un lado, y de piedras y cócteles molotov del otro.

Grupos de manifestantes prendieron fuego a una docena de edificios en las avenidas Stadiu y Aeolu, incluidos dos cines, además de a sedes bancarias y varias cafeterías de grandes marcas, sin que los bomberos diesen abasto para apagarlos.

Por el momento, hay más de cincuenta heridos, de los cuales unos 40 son policías, informaron los medios griegos. Un portavoz policial informó a Efe de que, por el momento, se han producido 22 arrestos.

 

Pese a los graves disturbios, los dirigentes griegos han aprobado el recorte de más de 300 millones de euros, que bajará salarios y pensiones y supondrá la supresión de miles de puestos de trabajo a cambio del rescate de 130.000 millones de euros de la UE y el FMI, el segundo que recibe el país heleno desde 2010.

En los últimos días, seis miembros del Gobierno han dimitido en protesta contra el citado pacto, que incluye severas medidas de austeridad, y el partido ultraderechista LAOS ha abandonado el Ejecutivo.

"Es normal que la gente proteste, porque esta ley cambia abruptamente sus vidas. Nosotros debemos asegurar que mañana no habrá una quiebra incontrolada", aseguró a Efe la diputada socialista Tonia Antoníu. "Estoy segura de que habrá una explosión social, pero más tarde", añadió.