Público
Público

Batalla en la CEOE para colocar al sucesor de Díaz Ferrán

Territoriales y sectoriales pugnan por situar a Rosell, Herrero, Pizarro o Banegas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los móviles de los vicepresidentes de la CEOE han descargado baterías a un ritmo frenético esta semana. Y los contactos entre los representantes de las asociaciones territoriales de la patronal y las sectoriales (que representan a actividades económicas) se acelerarán aún más. El miércoles está previsto que el aún presidente, Gerardo Díaz Ferrán, ponga en marcha el proceso de elecciones para buscarle sustituto. Entre las agrupaciones con mayor poder (es decir, mayor número de vocales en la asamblea de la CEOE), hay quien batalla ya por colocar a su candidato y obtener el consenso del resto, y hay quien sigue definiendo cuál es el perfil de presidente que buscan.

Varios nombres han saltado a la palestra, pero aún no todos los que podrían ser. Muchos representantes se guardan el as en la manga para presentarse en el último momento, ya que no hay necesidad de hacer oficial una candidatura hasta siete días antes de las elecciones. Habrá tiempo, porque el trámite debe durar al menos 40 días, como marcan los estatutos, y puede alargarse si lo deciden los órganos directivos. El consenso, en cualquier caso, dista mucho de estar cerca aunque sea lo que se ha pedido que se intente desde dentro de la estructura de la CEOE. Un proceso rápido que no debilite más a la patronal.

La estructura de la patronal quiere un acuerdo, pero está lejos de conseguirse

Sin embargo, son seis las confederaciones que más peso tendrán a la hora de decidir quién mandará en la patronal en los próximos años: la madrileña CEIM, la catalana Foment del Treball, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), la patronal de las constructoras (la CNC) y la gigante industrial Confemetal. Y cada una tiene sus intereses. Para empezar, ha vuelto a surgir la pugna entre las territoriales, teóricamente mucho más politizadas, y las sectoriales. Estas últimas están cruzando llamadas para ver la posibilidad de consensuar un candidato propio que suelte los lazos que unen el asiento de la presidencia de la CEOE con la política. Alguien capaz de 'remangarse y dar a la CEOE un perfil de representatividad que sirva para los próximos 20 años', comentan fuentes de esas organizaciones.

El nombre que más ha sonado en este sentido es el de Jesús Banegas, presidente de la patronal de las telecomunicaciones Aetic. Este no ha hecho oficial su candidatura pero se niega a decir que no se presentará. A algunas de las grandes sectoriales no les disgusta su perfil, su conocimiento de idiomas, aunque plantean el pero de que su capacidad de gestión de una gran organización está por ver. También apuntan que Banegas se ha convertido en una figura muy controvertida, por significarse en exceso en la guerra para tumbar a Díaz Ferrán.

En las constructoras gustaría un modelo de presidente ejecutivo, al estilo de José María Cuevas, pero más evolucionado. Si hay que ceder, entonces tendría que ser un empresario de reconocido prestigio y algunas fuentes consultadas ponen como ejemplo al presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, que fue ministro de Economía. La candidatura de Arturo Fernández tampoco les suena mal. Pero hay mucho camino que recorrer porque en la propia CNC hay posturas encontradas.

Arturo Fernández no ha descartado presentarse si se lo piden

En el lado de las territoriales, la candidatura de Joan Rosell, presidente de Foment del Treball, se da por hecha. Antes tiene que superar el trámite de su reelección mañana. Su nombre concita adhesiones, aunque parece que no las suficientes, como muestra la madrileña CEIM que dirige Arturo Fenández, concuñado de Díaz Ferrán, que ahora no está por la labor de aupar a un representante del empresariado catalán. Pero tampoco ve al hombre idóneo en Santiago Herrero, presidente de la andaluza CEA, que aspira a ser candidato. Entre los que buscan que se logre llegar a las elecciones con un único candidato de consenso, se guarda la esperanza de que pacten Rosell y Herrero.

Frente a los apoyos iniciales a Rosell, para la CEIM según varias organizacionesel candidato ideal es ahora Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y efímero diputado del PP en esta legislatura. Arturo Fernández cree que 'tiene muchas posibilidades', aunque sigue sin descartar presentarse él mismo si se lo piden. Como reiteró a este periódico 'ahí está mi nombre'. En todo caso, este empresario del sector de la restauración considera que el proceso tiene que ser corto y que 'el día 15 de diciembre haya un nuevo presidente'.

Pero el nombre de Pizarro, favorito para la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, según las citadas fuentes, no despierta la sensación de contar con el apoyo ni del PP a nivel nacional ni del PSOE, como piden muchos vicepresidentes para el nuevo dirigente. De hecho, en la mayoría de las grandes lo descartan como candidato.