Publicado: 09.04.2014 18:01 |Actualizado: 09.04.2014 18:01

La batalla política en torno a Deoleo se intensifica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La intensificación de la batalla política que se está librando por la compra de la aceitera Deoleo está llevando a algunos de sus accionistas a replantearse su estrategia de venta mientras analizan los planes del Gobierno por mantenerla en manos españolas, dijeron varias fuentes implicadas. Deoleo dijo el miércoles en un comunicado a la CNMV que el fondo de capital riesgo británico CVC Capital Partners había presentado la mejor por el paquete de acciones a la venta, con un precio de 0,38 euros por acción o un importe total de 439 millones.

El reciente proceso de venta en Deoleo (que produce una quinta parte del aceite de oliva que se vende en el mundo) se ha desatado porque Bankia, BMN e inicialmente también Caixabank y Kutxabank tenían una posición vendedora en la compañía aceitera, considerada un negocio especialmente sensible para la España olivarera.

CVC  ofrece 439 millones por la compañía, que tiene las marcas Carbonell o Koipesol

Una de las fuentes implicadas en el proceso explicó el miércoles que el reconocimiento público de un interés del Gobierno en adquirir una participación minoritaria en la empresa ha llevado a los bancos no nacionalizados a replantearse su posición vendedora. "Kutxabank y Caixabank también se están empezando a replantear esta estrategia porque han cambiado los parámetros", dijo esta fuente con conocimiento de las negociaciones después de que el lunes el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, confirma su interés en Deoleo.

En un principio, se daba por seguro que además de las semipúblicas BFA-Bankia (18,6%) y BMN (4,8%), la catalana Caixa (5,28%) y la Kutxabank (4,8%) también optaran por vender su participación en la aceitera, obligando al posible comprador a lanzar una opa por la totalidad de la compañía si el paquete conjunto a la venta superaba el umbral del 30%. El Gobierno ha dicho que no vería con buenos ojos que un inversor extranjero troceara la compañía y se deshiciera de marcas tan conocidas y representativas en España, como Koipesol o Carbonell.

"CVC está hablando con los bancos para ver quién vende y quién no. Dependerá de cómo evalúan lo que aporta el plan de CVC y lo que hace el gobierno", dijo una fuente cercana a las negociaciones. CVC sólo estaría interesado en Deoleo si pudiera asegurarse el control del 50% o más de la compañía, agregó esta fuente, que indicó en que en principio estaba prevista la celebración de un consejo de la aceitera este jueves para valorar la oferta, aunque otras fuentes no descartaron su aplazamiento para finales de esta semana o principios de la próxima.

Una fuente bancaria explicó que el Gobierno podría comprar participaciones de la nacionalizada Bankia o BMN y alinear su posición con la de otros grandes accionistas en Deoleo como su socio industrial Dcoop (Hojiblanca) para mantener las garantías de una compañía nacional y sin trocear. "Esto complicaría muchísimo la entrada para cualquier tipo de inversor extranjero", dijo la fuente bancaria. Una fuente del Ejecutivo español negó, no obstante, que el Gobierno quisiera comprar algo más allá de una participación simbólica a pesar de las recientes declaraciones de Montoro.

Unicaja, que tiene un 10% de Deoleo, no tiene ninguna intención de vender como tampoco Dcoop con su casi 10%. La también alimentaria Ebro aparentemente está en posición vendedora ya que desde febrero ha reducido su participación en Deoleo, desde el casi 7% al 2,891% declarado el pasado dos de abril.

Teniendo en cuenta que Italia es el principal competidor de España en el mercado del aceite de oliva y que uno de los potenciales compradores de Deoleo podría ser IQ MIIC, un joint venture participada por el fondo estatal italiano FSI y un fondo de Catar, la operación ha despertado suspicacias políticas transfronterizas. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, salió el miércoles públicamente a defender el derecho de Italia a entrar en la pugna por el control de Deoleo exigiendo un tratamiento de imparcialidad a las firmas extranjeras.

Actualmente un tercio de la producción del aceite de oliva español es enviado a granel en barco a Italia todos los años, donde luego es embotellado junto a aceite de otros países. Tradicionalmente los productores italianos suelen cobrar unos precios más elevados que los españoles por los productos de aceite de oliva virgen extra.

Una fuente con conocimiento directo de las negociaciones de la oferta presentada por CVC manifestó que, al margen del precio, el consejo de la aceitera analizaría muy de cerca las condiciones de una oferta que presuntamente iría acompañada de un plan financiero e industrial para garantizar la supervivencia de Deoleo. Esta fuente añadió que la oferta de CVC iría acompañada de una ampliación de capital por un importe de unos 100 millones de euros al mismo precio de la oferta y de la concesión de un préstamo puente por 470 millones de euros para ayudar a la compañía a renegociar su deuda que asciende en la actualidad a unos 500 millones de euros.

En su comunicado, CVC se había limitado a señalar únicamente que la oferta iría acompañada de "otros detalles que en este momento se están negociando sin que por el momento sea posible confirmar si se llegará a un acuerdo o cuándo se alcanzará".

Entre los fondos extranjeros que la semana pasada también presentaron ofertas para hacerse con la primera aceitera del mundo, también figuraron el estadounidense Carlyle, Rhone Capital, el francés PAI Partners, además del mencionado el fondo estratégico del gobierno italiano. A pesar de que la oferta de CVC está por debajo de los precios de mercado (las acciones de Deoleo repetían precio el miércoles a 0,43 euros) la oferta todavía podría atraer a más de la mitad del capital de Deoleo, dijo la fuente cercana al consejo.