Público
Público

La batalla que viene en el PSOE

En las filas socialistas dan ya por hecho que además de López y Madina, el propio Rubalcaba también está dispuesto a presentarse a las primarias para elegir al próximo candidato a La Moncloa. Lo hará, dicen, en fu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El proceso se va retrasando. A finales del año pasado los responsables de organizar la Conferencia Política del PSOE que iba a ser la encargada de concretar los procesos de primarias afirmaban que esta se celebraría 'en el entorno del verano'. Después se situó en septiembre, posteriormente en octubre y, finalmente, el cónclave se celebrará los días 8, 9 y 10 de noviembre . Además, ya nadie duda de que si bien se perfilará el reglamento de las primarias, de la reunión de los socialistas no saldrá, por ahora, ninguna fecha. 

Pero la batalla por el liderazgo del partido y por ser el cabeza de cartel del mismo en las próximas elecciones generales llegará. Cada vez son más las voces dentro del PSOE que sitúan la fecha de ese proceso interno más allá del año que viene, incluso una vez pasadas las elecciones municipales y autonómicas de la primavera de 2015 y apenas unos meses antes de los comicios que designarán al próximo ocupante de La Moncloa.

Y argumentan que el retraso no responde a otra razón que al reciente interés del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, por lidiar en esa batalla. Apenas hay ya diputados socialistas en el Congreso o dirigentes que duden de la intención de su líder de volver a medirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en las urnas por segunda vez consecutiva.

Explican que su renovada ambición -al fin y al cabo, es junto con Rajoy el líder político peor valorado, según las encuestas- se corresponde con su propia personalidad y, sobre todo, con los ánimos de sus colaboradores muy cercanos. Como ejemplo citan la entrevista que concedió su mano derecha y número dos del PSOE, Elena Valenciano, a La Sexta, a finales del verano, en la que a pesar de las valoraciones ciudadanas y del constante ruido interno consideró al secretario general de los socialistas como un posible candidato a las primarias con opciones 'de futuro'. Incluso calificaba a su máximo jefe de aspirante 'ilusionante'.

Por el momento, diputados socialistas ya atribuyen a Rubalcaba un logro palpable desde hace varias semanas: que al margen de unos pocos -se refieren con nombres y apellidos a Odón Elorza o Beatriz Talegón-, la mayoría de los miembros del partido críticos con su gestión han asumido una 'bajada de brazos' hasta, por lo menos, las próximas elecciones europeas cuando, dicen, si Ferraz no aclara las fechas de las primarias es posible que sea ya demasiado tarde para la credibilidad del partido, que sigue por los suelos.  Es, según los sectores críticos, por sus maniobras para tratar de enterrar el debate sobre las fechas de las primarias por lo menos durante la Conferencia Política.

Todo responde, según las fuentes consultadas, a la voluntad del secretario general de 'esperar para ver si cambian las cosas' por si el desgaste del Gobierno vuelve a situar al PSOE como la fuerza preferida por los ciudadanos. Si es esa la tendencia que muestran los comicios europeos de la próxima primavera y si, además, la reflejan las encuestas de los próximos meses, Rubalcaba se presentará a las primarias porque 'cree que puede ganarlas'. 

Aunque nadie ha dado aún un paso al frente de manera oficial, en el partido asumen que si finalmente su líder se anima a concurrir al proceso interno, puede ir preparándose para enfrentarse a dos miembros de su Ejecutiva. Tanto el exlehendakari y líder de los socialistas vascos, Patxi López, como su compañero de filas Eduardo Madina, ya estarían convencidos y estarían también preparándose para las primarias. Ninguno de los dos lo ha anunciado públicamente, y hasta ahora Madina seguía dudando sobre si concurrir o no. Pero desde las filas socialistas consideran ya que 'los dos quieren y se les nota'. 

En el caso del secretario general del PSE-EE, porque 'no para' de recorrer agrupaciones socialistas del conjunto del Estado, en lo que dentro del partido se considera ya una 'precampaña' para las primarias. Asimismo, y tal y como adelantó La Razón el pasado lunes, porque López parece haber roto con la Ejecutiva de Rubalcaba y se decanta ahora por un adelanto del proceso interno que hasta ahora rechazaba, a pies juntillas con el calendario fijado por Ferraz. El principal escollo con el que parece que se encontrará el exlehendakari en su carrera hacia La Moncloa parece ser precisamente la vinculación que ha mantenido hasta ahora con Rubalcaba.

Respecto a Madina, el aún secretario general del Grupo Socialista mantiene sus evasivas cuando los periodistas le preguntan por sus aspiraciones de futuro. Pero conocedor de las expectativas que genera su persona, últimamente se deja ver más fuera de la Cámara Baja e incluso su participación en los plenos se ha visto incrementada. Es, además, el supuesto aspirante que más apoyos recaba tanto entre los considerados como críticos con Rubalcaba como con sus más firmes defensores.