Público
Público

Las batallas en la Franja de Gaza se extienden hasta la noche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Tropas israelíes apoyadas por aviones de combate luchaban el lunes por ganar terreno a los milicianos de Hamás en el interior de la Franja de Gaza, pese a los llamamientos de alto el fuego de la comunidad internacional, en un conflicto que ha dejado más de 540 palestinos muertos.

El ministro de Defensa israelí afirmó que la operación, que busca detener los asaltos con cohetes del grupo islámico Hamás hacia el Estado judío, podría tornarse más difícil antes que los objetivos se cumplan.

Hamás ha prometido luchar en "cada calle, cada callejón" y amenazó con lanzar más proyectiles a través de la frontera en dirección a Israel.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien se encuentra en un viaje por Oriente Próximo para actuar como mediador, y el mandatario de Estados Unidos, George W. Bush, solicitaron un alto el fuego.

Pero los desacuerdos sobre quién debería detener los ataques primero y bajo qué términos han hecho que las posibilidades de una tregua sean remotas.

Israel ha dejado en claro que su prioridad es la seguridad de sus ciudadanos, mientras que Hamás ha pedido que se levante el bloqueo al enclave, habitado por 1,5 millones de personas cuyas vidas están cada vez bajo mayor peligro. Muchos no tienen alimentos, agua ni electricidad.

La cifra de muertos en Gaza ascendió el lunes a 541 personas, en su mayoría civiles. Entre las víctimas del lunes había trece miembros de una familia palestina que murió cuando un proyectil cayó sobre su vivienda en un campo de refugiados en Gaza, dijeron responsables médicos palestinos.

HAMÁS RESISTE OFENSIVA

El Ejército israelí dijo que "varias decenas" de combatientes islámicos han muerto desde que sus tropas entraron el sábado en el territorio de Gaza, controlado por Hamás.

Israel lanzó su ofensiva después de que Hamás pusiera fin a una tregua de seis meses e intensificó sus asaltos con cohetes en respuesta a las redadas del Estado judío y el bloqueo al enclave.

Soldados israelíes y milicianos islámicos lucharon durante el día y la noche el lunes. Los combatientes lanzaron morteros y granadas, además de detonar minas para atraer a los israelíes a determinadas áreas.

La Fuerza Aérea israelí bombardeó decenas de blancos, incluyendo viviendas de miembros de Hamás usadas como depósitos para armas.

Mientras caía la noche, las tropas israelíes intentaban capturar una montaña situada a un lado de la localidad de Jabaliya y de un campo de refugiados, al tiempo que los combatientes de Hamás montaban una feroz resistencia, dijeron testigos. Intensos asaltos aéreos y de artillería israelí se concentraron en esa zona.

Los avances de Israel al interior del enclave han dividido la franja costera de 40 kilómetros de largo en dos zonas y las fuerzas han rodeado su mayor área urbana, ciudad de Gaza.

LUCHA EN LAS CALLES

Líderes de Hamás convocaron a sus combatientes con una desafiante retórica el lunes. Miles de milicianos estarían esperando "en calle, cada callejón y cada casa" para enfrentarlos, dijo el portavoz militar de Hamás, Abu Ubaida, en un discurso público.

Hamás podría incrementar sus asaltos con proyectiles hacia Israel si éste continúa con su ofensiva en Gaza, indicó.

Un proyectil impactó la ciudad portuaria israelí de Ashdod, dañando un edificio y dejando heridas a dos personas, informó la policía.

Cuatro israelíes han muerto por proyectiles lanzados hacia Israel desde que comenzó la ofensiva. Un soldado israelí falleció en los combates del domingo y 48 sufrieron heridas desde el inicio de la invasión.

En Ramala, en la ocupada Cisjordania, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo un llamamiento para un cese al fuego lo más pronto posible y aseguró que "el tiempo corre en contra de la paz".

"Las armas deben quedar en silencio, debe haber una tregua humanitaria", dijo Sarkozy. El mandatario francés agregó que pediría a los líderes de Israel que detengan la violencia pero al mismo tiempo condenó a Hamás por sus ataques contra el Estado judío.

El ministro de Relaciones Exteriores checo y líder de una misión de paz de la UE, Karel Schwarzenberg, parecía más resignado a un enfrentamiento prolongado.

"No tenemos un plan específico para un alto el fuego porque el alto el fuego como tal debe ser concluido por las partes involucradas", afirmó en Jerusalén.

En tanto, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, culpó desde Washington a Hamás por provocar el derramamiento de sangre y afirmó que una tregua debería incluir medidas para el fin de los asaltos con cohetes.

"En lugar de preocuparse por el pueblo de Gaza, Hamás decidió usar Gaza para lanzar cohetes y matar a israelíes inocentes", declaró.