Público
Público

Batasuna espera cerrar su debate sin atentados

Presos de ETA apoyan la apertura de un proceso sin violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sector mayoritario en Batasuna que defiende la apertura de un 'proceso democrático' por vías políticas cuenta ya con un primer aval del colectivo de presos de ETA (EPPK) para avanzar en esa línea en su debate, que espera concluir en febrero sin la interferencia de un atentado. Ayer se cumplieron cinco meses de la última acción de la banda con el asesinato de dos guardias civiles en Mallorca.

El impulso de un 'proceso democrático', asumido ya por el colectivo de presos, es el eje del documento a debate en Batasuna (Clarificando la Fase Política y la Estrategia) y de la propuesta de Alsasua, presentada el pasado noviembre.

Ayer se cumplieron cinco meses desde el último atentado de ETA

La posibilidad de que un atentado pudiese truncar la discusión en Batasuna, en detrimento además del sector más posibilista y defensor del final de la violencia, ha estado presente los últimos cinco meses. Las Fuerzas de Seguridad mantenían que si ETA no actuaba era en parte por sus dificultades para hacerlo. Ahora esa perspectiva ha cambiado con la hipótesis sobre un gran atentado o un secuestro anunciada por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. La realidad hoy, en cualquier caso, es que este tiempo transcurrido sin atentados ha permitido a Batasuna avanzar en su debate sobre los dos documentos reseñados, en los que se defiende la idea de que un 'proceso democrático' desarrollado sin violencia 'debilita al Estado' y fortalece a la izquierda abertzale. Este planteamiento está siendo respaldado mayoritariamente en sus asambleas locales. La tesis a favor de ese 'proceso' también ha recibido recientemente un primer aval del colectivo de presos de ETA (EPPK).

En su último comunicado, del 27 de diciembre, no entran al nudo gordiano sobre la vigencia o no de la lucha armada en el futuro, pero aseguran que hay que abrir ese proceso para superar el 'conflicto político' y que, además, 'hacen fuerza' para que 'se encauce desde un punto de vista político y democrático'. 'Ante tanta represión y negación', agregaba EPPK, 'subrayamos la necesidad de abrir y poner en marcha un fuerte proceso democrático en Euskal Herria'.Este planteamiento supone la asunción, al menos parcial, de la propuesta de Alsasua, que plantea ese proceso como el 'instrumento básico' para la 'nueva fase política' y su desarrollo 'en ausencia total de violencia y sin injerencias'.

'El apoyo a Alsasua es grande, pero tiene que reposar', dice un dirigente

Fuentes de la izquierda abertzale afirman que el apoyo a la propuesta de Alsasua 'es muy grande, pero hay que dar tiempo para que repose y el debate avance hasta el final sin tensiones'.

La declaración del colectivo de presos EPPK, titulada Nota de avance de un nuevo tiempo de lucha, puede tener su peso. No en vano siempre se ha presentado como un frente duro por no cuestionar de un modo abierto la estrategia de las sucesivas direcciones de ETA; los miembros que así lo han hecho han sido expulsados. El tiempo transcurrido sin atentados y los pasos dados en el debate le han permitido a la izquierda abertzale recuperar parte de la confianza de agentes políticos y sindicales para compartir pancarta en la calle. La próxima protesta está convocada por Etxerat para este sábado contra la dispersión de los presos, y se han adherido LAB, ELA, Aralar y EA, entre otros. La Audiencia Nacional la prohibió ayer.