Público
Público

Bauzá dice que no manda en Balears para mantener sus negocios

El presidente de las Illes defiende su compatibilidad en los tribunales asegurando que "él carece de facultades ejecutivas o de gestión". El Estatut de Balears y la Llei 4/2001 recogen que el president "dirige la acci&oacut

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Balears ha escrito un capítulo más en el relato sobre la presunta incompatibilidad de sus negocios -de la que viene informando Público desde julio de 2012- al asegurar al Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) que el jefe de este Ejecutivo autonómico, 'a diferencia de los consellers, ostenta únicamente atribuciones de representación y de dirección', aunque no 'facultades ejecutivas o de gestión', según las alegaciones escritas por Bauzá en 25 folios y que desveló ayer la Cadena Ser. Sin embargo, según el Estatut de Balears y la Llei 4/2011, el presidente 'dirige la acción de Govern' y, según el primero, 'nombra y separa' a sus miembros, por lo que es 'políticamente responsable ante el Parlament.

El TSJB investiga los negocios del president tras presentar la oposición (PSIB y MÉS) un recurso-contencioso administrativo contra la resolución del Consell de Govern -presidido por el propio Bauzá-, que consideró compatible los negocios de su número uno (una farmacia y dos empresas) con el ejercicio de la Presidencia balear. El argumento de Bauzá para mantener sus negocios se basa, por tanto, en que las decisiones del Ejecutivo dependen de los consellers y no de quien los preside, aunque éste no especifica en qué consiste exactamente y, por tanto, su labor en el Govern.

El proceso sobre la incompatibilidad del presidente balear se abrió cuando, tras las reiteradas denuncias de la oposición por la declaración de bienes que Bauzá presentó como diputado cuando accedió a la Presidencia de las Illes, en julio de 2011. En ese papel, la única actividad remunerada que declaró el president es su sueldo como diputado y no las dos empresas y la farmacia en las que Bauzá figuraba como administrador único: la vinoteca Divino, en Calvià; la comercializadora de cosméticos y artículos ortopédicos Bauser Internacional 2001 S.L., y la farmacia Bauzá, en Marratxí. Entonces, el Consell acordó investigar a su propio presidente, declarando finalmente la compatibilidad de sus negocios privados y su labor pública.

Tras el recurso de la oposición ante el TSJB por esta decisión del Consell y tras publicar Mariano Rajoy sus declaraciones de la renta y de patrimonio hace unas semanas,  Bauzá quiso ser el primer dirigente autonómico en imitar al presidente del Gobierno y, aparte de pedir 'contudencia' a la dirección de su partido con Luis Bárcenas, colgó una relación de sus bienes y actividades en la web del PP . Ahí puso de manifiesto que tiene un chalé, un piso de lujo frente al mar en Palma de Mallorca, un solar de 7.500 metros en una urbanización y cuatro locales, uno de ellos, en alquiler. Pero además, confirmó a la oposición la existencia de las dos empresas citadas cuya gestión ha puesto en manos de otro administrador -uno de ellos, su esposa- y la farmacia. Esta última propiedad que Bauzá tiene en Marratxí y que lleva su nombre es el  tropiezo más relevante del presidente con la responsabilidad de su cargo, pues el propio TSJB declaró la incompatibilidad de una consellera de Sanidad socialista por poseer una farmacia y la inhabilitó para acceder a cargos públicos autonómicos. José Ramón Bauzá sólo declaró en 2011 su sueldo de diputado autonómico como actividad remunerada y 'olvidó' incluir el resto, según declaró la portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Mabel Cabrer.

La farmacia de Bauzá ha facturado al IB-Salut (el instituto público de salud de Balears) cerca de 2 millones de euros desde que el del PP fue elegido presidente de la Comunidad Autónoma en 2011, y 7,7 millones entre 2005 y 2010. Estas cantidades, además -proporcionadas por el conseller de Salut, Martí Sansaloni, en respuesta al PSIB-, sólo se refieren a la facturación obtenida de los medicamentos subvencionados por el propio Gobierno de Bauzá, un 70% de media para los ciudadanos baleares, salvo en el caso de los pensionistas, a los que se financiaba el 100% hasta 2012. El president balear facturó a través de su farmacia y sólo del IB-Salut cerca de 1,1 millones en 2012.