Público
Público

Bayreuth se llena de "devotos" wagnerianos, incluida Merkel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La canciller alemana, Angela Merkel, encabezó hoy la peregrinación de "devotos" wagnerianos al 98 Festival Richard Wagner, que abrió con el "Tristán e Isolda" de Christoph Marthaler y el debut como co-directoras del certamen de Katharina Wagner y Eva Wagner-Pasquier, biznietas del compositor.

Merkel, asidua a Bayreuth desde antes de llegar a la Cancillería, acudió a la "Verde colina" de la ciudad bávara, elegante con un vestido de color gris metalizado, y acompañada de su esposo, Joachim Sauer.

Katharina, de 31 años, y Eva, de 64, ambas hijas del patriarca Wolfgang Wagner, se apostaron de acuerdo a la tradición ante el teatro construido por orden de Richard Wagner y desde 1876, con el primer festival, templo absoluto de los adoradores de sus óperas.

El cielo amenazaba lluvia, pero ello no amilanó a los famosos asiduos al festival, ni tampoco a los aficionados de a pie que, en ocasiones, aguardan hasta cinco años en lista de espera hasta obtener su entrada.

Por parte del Gobierno alemán, acudieron la ministra de Justicia, Brigitte Zypries, y el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, actualmente el político más popular de Alemania.

Asimismo cumplieron con la tradición de todas las temporadas los ciudadanos de Bayreuth, que subieron a la colina para contemplar, saludar e incluso fotografiarse con los asistentes al festival.

El líder del Partido Liberal (FDP), Guido Westerweller, -y futuro socio de coalición de Merkel según las encuestas- acudió junto con su compañero sentimental, así como numerosas personalidades de la farándula alemana.

La plana mayor del estamento político bávaro se presentó al completo en Bayreuth, encabezada por el presidente de la Unión Socialcristiana Bávara (CSU), Horst Seehofer y algunos de sus antecesores en el cargo como Edmund Stoiber.

En Bayreuth conviven el elitismo operístico y el ambiente relajado de una ciudad de provincias bávara y los jardines que envuelven el teatro son lugar propicio para esos encuentros tanto antes del inicio de las galas, como en sus entreactos, de una hora.

Para Katharina Wagner, lo de presidir el paseo de famosos en la apertura es algo habitual, ya que desde hace años acompañaba en el cometido a sus padres, Wolfgang y Gudrun, fallecida en 2007.

Eva Wagner-Pasquier, hija del primer matrimonio del patriarca y hasta ahora menos mediática que su co-directora, tuvo en cambio que acostumbrarse de pronto al asalto de cámaras en su debut.

La edición número 98 de Festival se abre con la reposición del "Tristán" de Marthaler estrenado hace cuatro años, con Peter Schneider a la batuta y Robert Dean Smith -tenor de la casa- e Irene Theorin en los papeles protagonistas.

Le seguirá el domingo "Los Maestros Cantores de Nuremberg" con que Katharina se estrenó en 2007 como directora escénica en Bayreuth y completará el ciclo en los días siguientes el "Anillo del Nibelungo" de Tankred Dorst, con Christian Thielemann al frente de la orquesta, en Bayreuth desde 2006.

Las biznietas fueron designadas co-directoras el año pasado y se puso así fin a la larga guerra de sucesión por el puesto que durante más de medio siglo llevó en solitario el patriarca Wolfgang, artífice junto su hermano Wieland de la refundación del festival en la posguerra, tras los años negros de sumisión al nazismo.

Bayreuth está, junto a Salzburgo, entre los más prestigiosos festivales operísticos del mundo, con la diferencia de que el de la ciudad bávara está consagrado en exclusiva a Wagner.

Esto, y el hecho de que limite su programación a cuatro semanas, entre julio y agosto, convierte cada una de sus entradas en piezas codiciadas, por las que los devotos wagnerianos de todo el mundo están dispuestos a esperar (y pagar) lo que haga falta.

La innovación en el programa de esta temporada fue el estreno, unas horas antes de la apertura oficial, de un "Holandés Errante" concebido para el público infantil.

Justo el día antes la dirección firmó la paz con la plantilla y zanjó así un conflicto laboral que amenazaba con derivar en una huelga de los 140 empleados no artísticos para la apertura.