Público
Público

El bazar más grande del mundo

Los fabricantes chinos intentar recuperar el pulso de las exportaciones en la Feria de Cantón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagínese un mostrador en el que se exponga todo lo que se consume en el mundo. Pues bien, si existe algo parecido, se trata de la Feria de Importación y Exportación de Cantón, capital de la provincia china de Guangdong (más conocida como 'la fábrica del mundo'), que se celebra cada año en octubre y abril. Relojes de pared de estilo rococó, pins y banderas de Obama, pasta de dientes, juguetes, bicicletas magnéticas, porcelana tradicional persa hay pocos productos que no se fabriquen hoy en China y que no puedan encontrarse entre los miles de stands de esta feria, la mayor del mundo, y uno de los mejores barómetros para medir la recuperación del comercio internacional.

'Hace cuatro años que vengo y es evidente que este año hay mucha menos gente por culpa de la crisis', comenta Uros Lazovic, un comerciante serbio-bosnio. 'Sólo en China podemos comprar tan barato', dice Lazovic antes de perderse por los pasillos kilométricos de la feria, con capacidad para más de 55.000 expositores.

Según los organizadores, el valor de los contratos de exportación cerrados desde su inicio, el pasado 17 de octubre, es ya un 20% superior al conseguido en la pasada edición, en abril, en plena crisis. La tímida recuperación de las exportaciones desde junio es un factor más de la buena marcha de la economía china, que creció un 9% en el tercer trimestre del año, principalmente gracias al plan de estímulo multimillonario del Gobierno.

El valor de los contratos de exportación cerrados es ya un 20% mayor al de la pasada edición

'La situación no es como siempre, pero tenemos la esperanza de que mejorará rápido', explica Raiya Xu, comercial de una empresa de cerámicas de Guangdong especializada en vajillas de estilo persa. La destacada presencia de compradores de potencias emergentes de Asia, Oriente Medio y Latinoamérica , y en menor parte europeos, en comparación con norteamericanos, es el ejemplo del nuevo panorama económico que se está forjando: marcado por las relaciones comerciales cada vez más estrechas entre China y estos países emergentes, y por la caída continuada del precio del yuan durante los últimos meses, que ha hecho más competitivas las exportaciones chinas, pero que perjudica a las empresas extranjeras que quieren exportar al gigante asiático.

'Mis clientes principales eran de EEUU, pero espero que este año podamos ampliar el mercado', dice Charlotte Ouqing, comercial de una fábrica de farolillos de papel de Cantón.

'China sigue siendo la mejor opción por coste, pero hay otros países que ofrecen niveles de calidad similares o superiores a costes bajos', explica Antonio Burjalés, directivo de la central de compras española Euromadi. Un ejemplo es Vietnam, donde Euromadi compra desde hace un par de años los árboles de Navidad, 'porque son de mejor calidad y servicio'.

Los compradores de potencias emergentes son el ejemplo del nuevo panorama económico

En los últimos meses, el gobierno chino ha retirado algunas subvenciones a la exportación para 'limpiar' el sector de fábricas precarias. De hecho, la Feria es también buen reflejo de las disparidades de la economía china, como de las dificultades de los exportadores extranjeros para entrar en el mercado a causa de las barreras monetarias y comerciales y la falta de protección ante la piratería: los visitantes pueden adquirir en el recinto maletas falsificadas Samsonite por 30 euros.