Público
Público

Los BBC Proms vuelven este año con un programa superlativo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los BBC Proms, cita musical anual que sólo cabe calificar de "superlativa", vuelven mañana al célebre Royal Albert Hall con algunos de los más importantes conjuntos y solistas del mundo y un programa que combina, como es tradición, clasicismo y vanguardia.

¿Dónde si no en los Proms puede uno asistir durante dos meses seguidos a un centenar de conciertos, de ellos 76 en el auditorio principal del Royal Albert Hall, diecinueve de música de cámara en el Cardogan Hall, y el resto, el último día, en el Hyde Park londinense y otros parques de ciudades británicas?.

¿Dónde si no en este festival es posible escuchar y comparar el sonido de orquestas como la Filarmónica de Viena, el Concertgebouw, de Amsterdam, la Sinfónica de la BBC, la Gewandhaus de Leipzig, la Staatskapelle, de Dresde, la Orchestra of the Age of the Enlightenment, la Sinfónica de Bamberg, la Hallé de Manchester, la Tonhalle de Zúrich o la del Festival de Budapest?

¿Y a directores de Nikolaus Harnoncourt, Zubin Mehta, Daniel Barenboim, con su West-Easter Divan, William Christie, John Elliot Gardner, Mariss Jansons, Valery Gergiev, Bernard Haitink o solistas como Magdalena Kozena, Waltraud Meier, Andreas Scholl, Lang Lang, Gidon Kremer, Martha Argerlich, las hermanas Labèque, Frank Peter Zimmermann o Emmanuel Pahud, por sólo citar a unos pocos?

Y todo ello, gracias a la enorme capacidad del auditorio circular, capaz de acoger a seis mil personas - 4.600 sentadas y 1.400 de pie en el centro del patio central- a precios que comienzan por 5 y 7 libras, para los de a pie, llegan a 90 en los palcos, pero rondan las 25 libras (29 euros) como media.

"Cualquier turista que llegue a Londres puede encontrar entradas en el último momento aunque sólo sea para estar de pie, explica a EFE el director general de los BBC Proms, Roger Wright, un gran conocedor del medio, que trabajó antes para la discográfica Deutsche Grammophon y es también responsable de las tres orquestas y el coro de la BBC.

En relación con el programa de este año, del 17 de julio al 12 de septiembre, Wright señala, entre otras, las obras con las que se celebran los aniversarios de Henry Purcell, George Friedrich Händel, Joseph Haydn y Félix Mendelssohn, de quien se ofrecen sus cinco sinfonías así como conciertos y otras piezas para piano y violín.

En el caso de Purcell hay ocasión de ver en versión semiconcertante "The Fairy Queen", estrenada con enorme éxito este verano en el festival de Glyndebourne.

De Händel se interpretarán la ópera cómica "Parténope", además del "Mesías" o el oratorio "Sansón" mientras que Haydn será recordado con varias sinfonías, "La Creación" y otros oratorios y varias piezas de cámara.

Al margen de esos aniversarios, Wright destacó la trilogía romana de Ottorino Respighi, que se interpretará en días sucesivos, los cuatro conciertos para piano y orquesta de Tschaikovsky, las partituras para ballet de Stravinsky.

Una de las características de los Proms, desde Henry Wood, que los dirigió a partir de 1895 y durante casi medio siglo, es la atención que presta a los compositores de vanguardia, que entonces era, entre otros, Schoenberg, pero hoy pueden ser Thomas Adés, Philip Glass, Louis Andriessen, Michael Jarrrell, Michael Nyman o Unsuk Chin.

"El año pasado incluimos obras de Elliot Carter y Thomas Adès, y llenamos la sala", afirmó el director general, quien explicó que el objetivo de los Proms, como parte del servicio público de la BBC, es no sólo familiarizar al público en general con los clásicos sino también ampliar el repertorio.

El año pasado, sólo en el Reino Unido unos 350.000 aficionados a la música clásica siguieron diariamente en directo los conciertos y unos 16 millones de personas pudieron ver algunos de ellos por televisión.

Un programa de esa magnitud cuesta mucho dinero, y Wright explica que los BBC Proms reciben una subvención pública de 6 millones de libras (más de 7 millones de euros) y el resto hasta los 9 millones que cuesta el festival son ingresos de taquilla.