Público
Público

El BBVA aboga por pedir el rescate "cuanto antes" aunque cree que no se va a utilizar

Francisco González alaba la política económica del Gobierno e insinúa que su entidad inyectará capital en el banco malo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del BBVA, Francisco González, abogó este jueves por que España pida el rescate 'cuanto antes'.  Sin embargo, el rescate no será rescate porque, según dijo González, aunque se pida no va a ser necesario utilizarlo: 'España no pedirá un rescate como en Grecia, que es un caso muy especial. Lo que veremos es una petición preventiva de crédito que no vamos a utilizar'. 

Esta petición debería realizarse 'cuanto antes mejor y siempre que sea posible', remachó González. Según el presidente del BBVA, si se transita por ese camino y se pide el rescate se abrirán las puertas a que el BCE compre deuda pública española, lo que, insistió el banquero, tendrá un efecto positivo sobre la financiación del país y del conjunto de las empresas españolas. 

A González la petición del rescate le parece un mero trámite. Ni siquiera le preocupa 'la estricta condicionalidad' de la que habló el BCE: el presidente del BBVA dijo que ya se ha aplicado el 90% de las condiciones que se podría exigir.

El banquero obvió el retraso del Gobierno en hacer la petición, ni hizo referencia a que Rajoy remolonea con el rescate. Muy al contrario, todo fueron elogios a la política económica del Gobierno y 'sus reformas'. González se mostró 'moderamente optimista' con la evolución de la economía española: 'España es un país solvente, con un gran potencial'. 

Pero para llegar a la tierra prometida primero hay que cruzar el desierto. 'El Gobierno está aplicando austeridad y reformas para asegurar el crecimiento futuro', afirmó González, quien comparte una por una las tesis de Rajoy: 'Lo primero es estabilizar las cuentas públicas, porque así estabilizamos el sistema financiero. Si no hacemos esto, no estabilizaremos el país'. 

'Cuando acabe la crisis la renta per cápita de España será inferior a la actual. No hay milagros'

Entre esas reformas, González alabó con especial ahínco la reforma laboral impulsada por el Gobierno del PP: 'Pasará a la historia como una gran reforma, excelente: ha propiciado que el mercado laboral español sea el más flexible de Europa'. De hecho, González pronosticó que a partir del verano que viene la destrucción de empleo se parará en seco y se empezará a crear empleo. 

Las previsiones económicas del BBVA son bastante más optimistas que las de la CEOE: prevé que este añio el PIB caiga un 1,5-1,6% y en 2013 entre un 0,6 y un 0,7%. 'Iremos a  más', dijo González quien piensa que en 2014 ya lloverá mucho menos y la economía empezará a crecer. 

González insistió mucho en que España saldrá de la crisis y lo hará, además, reforzada: 'En diez años seremos un país competitivo y eficiente, de los que más'. Pero para eso habrá que pagar un peaje: 'Cuando acabe la crisis la renta per cápita de España será inferior a la actual. No hay milagros'.

Como tampoco los hay en el sistema financiero, que centró gran parte de su intervención, sobre todo la posible participación del BBVA en el banco malo. 'El BBVA está abierto a cualquier posibilidad y una de ellas es entrar con capital. Estamos dispuestos a hacerlo en beneficio del banco y de nuestro país'.  González dejó entrever que su banco sí entrará en ese banco ya que en su opinión, el capital internacional no va a entrar fácilmente en el accionariado del 'banco malo'.

Antes de entrar, González dijo que habrá que aclarar algunos interrogantes, entre ellos el precio al que se traspasan los activos al 'banco malo' y quiénes van a ser los accionistas y gestores de esa sociedad.

El presidente del BBVA destacó la solvencia del sistema financiero español, aunque reconoció que 'el sistema ha fallado en la regulación y en la supervisión'. González pidió hacer 'una reflexión colectiva sobre lo que ha pasado con las cajas de ahorro. Ahora estamos pagando las consecuencias'.  Opinó también que ya no harán falta más reformas de calado en el sector financiero español, salvo perfilar el banco malo, terminar de sanear las entidades intervenidas, subastarlas y asegurarse de que van a parar a manos privadas porque 'el Estado tiene que estar lo menos posible como gestor'. 

'El sistema ha fallado en la regulación y en la supervisión'

González auguró que en un año el sector financiero español estará formado por diez u once entidades, encabezadas por dos grandes y dos o tres medianas, que en el futuro podrían seguir consolidándose, y cinco o seis entidades más pequeñas. Y para llegar a esa cifra, 'inevitablemente' BBVA comprará alguna otra entidad, admitió.

'El sistema financiero tiene que estar dominado por entidades sólidas', argumentó González. Por eso, pidió que desaparezcan las que no son viables y se diferencie entre los grandes bancos sanos y una parte menor del sistema, que es en la que recaerán las mayores necesidades de capital. Entre otras razones porque, denunció González, los bancos intervenidos hacen 'competencia desleal' a las demás.

A falta de una semana para que se conozca de forma desglosada el déficit de capital de las entidades españolas para soportar escenarios de estrés, González ha dado por buena la estimación de los 60.000 millones. Si toda esa cantidad se tuviera que pedir al Estado, la cifra aportada al final por el erario para sanear el sistema financiero español estará entre los 75.000 y 80.000 millones, ya que en esa cantidad incluye la que el FROB ya aportó en el pasado.