Público
Público

BBVA cree que en España quedarán de 10 a 15 cajas de ahorro tras fusiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejero delegado del BBVA, Angel Cano, dijo hoy en México que el 80 por ciento de las cajas de ahorro españolas se fusionarán, por lo que el número de estas entidades se reducirá en los próximos meses desde las 45 actuales hasta una cifra de entre 10 a 15 instituciones.

Las cajas de ahorro españolas han emprendido una reordenación financiera que en muchos casos va a suponer la fusión entre entidades y la desaparición de alrededor el 20 por ciento de sus actuales sucursales, explicó Cano.

El empleo se verá también reducido en un 20% debido a estos procesos, señaló el máximo ejecutivo del BBVA, para quien, sin embargo, estos recortes no generarán un "shock social" pues la mayoría se hará a través de prejubilaciones.

Cano explicó que el BBVA ha reducido en los últimos años "sin un proceso traumático" el número de sucursales en un 16 % por lo que no prevé que la reducción de cajas de ahorro tenga graves consecuencias sobre el sector financiero.

Actualmente en España hay una docena de procesos de fusión de cajas de ahorro que afectan a una treintena de entidades.

Cano se encuentra en México para asistir a la reunión anual de Consejeros Regionales de BBVA Bancomer, que será mañana inaugurada por el presidente del país, Felipe Calderón y por el máximo responsable de BBVA, Francisco González.

México supone actualmente para BBVA el 26 % del margen bruto total del grupo y aspira a que en los próximos tres años este porcentaje se eleve hasta alcanzar un 30%, según Cano.

El consejero delegado del BBVA afirmó que el grupo ha invertido en México 21.000 millones de euros desde el año 2000 y opinó que la filial mexicana habrá recuperado a mediados de 2011 el nivel de actividad anterior a la crisis.

Sobre futuras compras de otras entidades, Angel Cano aseguró que la entidad ve "oportunidades" en los mercados de Asia, Sudamérica y Estados Unidos.

En este último país pretende alcanzar una cuota de mercado de entre el 6 y el 7 por ciento, cifra que ya ha alcanzado en el estado de Texas.

Se refirió a la reunión del G 20 celebrada este fin de semana en Canadá y a la falta de acuerdo sobre la creación de un impuesto bancario para evitar los rescates, que atribuyó a la oposición de muchos países emergentes que no padecieron una crisis en sus sistemas financieros.

En este sentido, señaló que finalmente este tipo de impuestos se aplicarán en cada país de forma particular para que "no tengan que pagar justos por pecadores".

Tras la crisis financiera de los últimos años, Cano defendió la necesidad de una supervisión bancaria más "homogénea" y "potente".