Público
Público

BBVA dice que el crédito empezará a crecer en la segunda mitad de 2014

El banco calcula que la salida de la crisis va a ser "lenta" en los próximos trimestres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, ha estimado que el crédito comenzará a crecer en España a partir de la segunda mitad de 2014, aunque en la media del conjunto del ejercicio seguirá reduciéndose. En la presentación de resultados ante los analistas, Cano ha asegurado que de enero a junio del próximo año continuará el desapalancamiento en la economía española, a partir de cuando el crédito crecerá en términos netos. Para el conjunto del próximo ejercicio, el número dos del BBVA ha asegurado que el crédito caerá la mitad de lo que lo hará este año.

De esta forma, ha confiado en que la tasa de morosidad en España toque techo a finales de este año o inicios de 2014, habida cuenta de la menor entrada bruta de créditos en mora, sobre todo de los particulares. Sin embargo, ha condicionado la evolución de esta variable a la del crédito. La mora de BBVA en España se situó en el 6,2% a cierre de septiembre, una cifra que se habría rebajado al 5% sin contar con las reclasificaciones de créditos refinanciados tras la nueva normativa del Banco de España. El 41% de los dudosos están al corriente de pago.

Cano también ha confirmado el interés en analizar NCG Banco, si bien ha condicionado pujar por la entidad o no a si crea valor para los accionistas. En caso de acudir a la subasta, ha adelantado que la oferta estará condicionada a esta premisa. El número dos de la entidad también ha destacado la estabilización de los márgenes en España y ha estimado que el grupo contará con un capital mínimo del 9,5% a cierre de este año con los criterios de Basilea III.  A septiembre, este capital alcanza el 8,4%, a lo que habría que sumar 93 puntos básicos de operaciones que se contabilizarán en el último trimestre del año. Al 9,5% estimado también habría que añadir la generación de capital por los nuevos criterios sobre los créditos fiscales (DTA's).

En cuanto a la recuperación del PIB, ha advertido de que va a ser 'lenta' en los próximos trimestres, aunque espera un crecimiento sucesivo. 'Los ritmos de la recuperación van a seguir siendo lentos en los próximos trimestres', ha asegurado. El banco calcula que España crecerá cerca del 0,9% el año que viene, según los cálculos de BBVA Research, que publicará un nuevo estudio en el mes de noviembre.

El número dos de la entidad que preside Francisco González ha indicado que a día de hoy se está notando que el interés de los inversores extranjeros por España está creciendo, en línea con las declaraciones de hace una semana del  presidente del Banco Santander, Emilio Botín. Sin embargo, el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, acota este interés especialmente en el mercado inmobiliario y en las ganas de invertir de los países del centro y el norte de Europa en la costa española.

Además, el BBVA ha anunciado una modificación en el pago de dividendos que supondrá en la práctica que el segundo banco español reduzca su pago de dividendos a cuenta de 2013, hasta un total de 0,37 euros por acción desde los 0,42 euros que venía aplicando desde 2009. La entidad ha atribuido la modificación en el pago de dividendos a la recomendación del Banco de España que pidió restringir el pago de dividendos de la banca al 25% del beneficio atribuido de 2013.

BBVA ha explicado que no llevaría a cabo el pago de la cantidad a cuenta del dividendo del ejercicio 2013 que según el calendario habitual se abonaba en enero de 2014 y que venía siendo de 0,10 euros en efectivo. La entidad ha señalado que, a cambio, incrementaba hasta los 0,17 euros (desde los 0,12 euros que pagaba habitualmente) por acción la remuneración al accionista a abonar en abril de 2014 mediante el sistema de dividendo opción. Además, para lo sucesivo, la entidad explicó que pretende optar por una política de remuneración íntegramente en efectivo y ligada a la evolución de los beneficios del grupo, con el objetivo final de distribuir entre un 35% y un 40% de los beneficios obtenidos en cada ejercicio.

Los cambios en la política dividendos forman parte de las preocupaciones tanto del Banco de España como del Fondo Monetario Internacional (FMI) para preserva el capital de las entidades financieras en un momento en el que la solvencia se ha convertido en el principal caballo de batalla de la banca antes de afrontar una rigurosa evaluación de sus balances.