Público
Público

El BBVA estima que la economía caerá un 3,8% este año

Para el 2010, el banco calcula un retroceso del 1,2%, un punto más que la media de la Eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Servicio de Estudios del BBVA ha revisado a la baja sus previsiones para la economía española, que ahora calcula que se contraerá el 3,8% en 2009, al igual que la del resto de la zona del euro, y el 1,2% en 2010, un punto más que en la Unión Monetaria.

Según las previsiones publicadas hoy por el banco, la caída en 2009 será tres décimas mayor que la prevista en agosto (que era del 3,5%), mientras que en 2010 la rebaja será cinco décimas superior al 0,7 de descenso que se había calculado en verano.

'El potencial de crecimiento será inferior al de antes de la crisis'

No obstante, los expertos de la entidad insistieron en que la contracción prevista del 3,8% para este ejercicio va en línea con la del resto de la zona del euro, y ello se debe fundamentalmente por el impulso fiscal, significativamente mayor en España, y por la contribución positiva del sector exterior debido a la fuerte caída de las importaciones.

Según el economista jefe de la entidad y director de su servicio de estudios, José Luis Escrivá, a finales del próximo año empezará la recuperación económica, aunque no traerá 'síntomas de recuperación' al mercado de trabajo hasta principios de 2011.

Hasta entonces, la tasa de media paro llegará al 18,1% en 2009 (una décima menos de lo estimado en agosto de este año) y en el 20,1% en 2010, seis décimas menos que entonces.

Con esas cifras puede extrapolarse que España cerrará 2009 con 4,2 millones de parados, cifra que aumentará hasta por encima de los 4,6 millones en el próximo ejercicio.

Y es que el economista jefe para España y Europa del banco, Rafael Domenech, reconoció que la salida de la recesión de la economía española 'va a ser lenta y con un potencial de crecimiento inferior al de antes de la crisis', si bien seguirá siendo superior al de la zona del euro.

Además, ese potencial podría aumentar con reformas estructurales como la del mercado de trabajo o la consolidación del sistema bancario, en el que 'hay ajustes pendientes'.

En el lado positivo, las familias se beneficiarán de que el precio del dinero, los tipos de interés, continuarán estando en niveles 'muy bajos' durante el próximo año, ya que no existirán tensiones inflacionistas, y el encarecimiento de los precios quedará por debajo del 1%.

Sin embargo, el ajuste del crédito continuará y ello hará que la inversión se siga contrayendo, incluso con mayor intensidad en 2010 que en el resto de la zona del euro, pero básicamente porque España partía de tasas de inversión muy superiores.

El banco calcula que la inversión podría estar entorno al 22% del PIB, muy lejos del 31% de antes de la crisis, pero por encima del 20% del conjunto de la zona del euro.

Esa menor inversión se verá condicionada por la incertidumbre sobre el futuro económico, lo que en el lado positivo se traslada en un aumento de la tasa de ahorro, que se acercará al 20% de la renta real en 2009 (19,7%) y superará esa barrera en 2010, hasta el 21,2%.