Público
Público

BBVA exige un pacto urgente ante el riesgo de fracaso del euro

Su presidente, Francisco González, pide que se garantice la financiación de todos los países

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de BBVA, Francisco González, dio ayer un serio toque de atención a Alemania y a las instituciones europeas para que pongan en marcha las soluciones que saquen a la zona del euro de la crisis. Una crisis tan profunda que, a su juicio, muestra que 'la amenaza de fracaso del proyecto europeo es grave e inmediata'.

El banquero, en un análisis publicado en Financial Times Deutchland, asevera que la solución debe venir de un avance sustancial de la integración europea, mediante la cesión de soberanía de los países para someterse a unas reglas comunes y a una supervisión supranacional de su cumplimiento, todo ello complementado con sanciones para los que no cumplan y con respaldo para los que sí lo hagan. Pero González es consciente de que este proceso, que debería llevar a la conversión del Banco Central Europeo (BCE) en prestamista de último recurso, lleva 'más tiempo del que tenemos'. Por eso, recomienda que, para pasar el trance actual y mientras se consigue el avance definitivo, se llegue de forma urgente a un acuerdo para garantizar la financiación a todos los tesoros europeos a precios razonables (con ayuda permanente y a medio plazo del BCE y con la implementación del fondo europeo de estabilidad) y para establecer una hoja de ruta vinculante del proceso de fortalecimiento de la gobernanza del euro.

'Es la hora en la que los políticos europeos tienen que mostrar visión, buen juicio y coraje', dice González, quien cree que sólo así se podrán sentar las bases para salir de la crisis y se podrá reconstruir el proyecto europeo.

En un artículo muy duro y exigente, el banquero pone un punto de esperanza para la recuperación. Cree que la llegada de nuevos gobiernos (incluido el del PP, el partido que le alzó a la presidencia de Argentaria y posteriormente a la de BBVA) y también el cambio de los gestores de las grandes entidades europeas responsables de los problemas actuales pueden ayudar a que se solucione todo más fácilmente.

En una referencia directa al Gobierno alemán, le pide que se olvide de los riesgos inflacionistas y que se preocupe más de los problemas urgentes, que es la supervivencia del euro.