Público
Público

BBVA pide no caer en presiones populistas que dañen el mercado hipotecario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, advirtió hoy al Gobierno de que responder a "presiones populistas" está bien, siempre que no se estropee un mercado hipotecario como el español, que es "referencia internacional".

De esta forma respondía el "número dos" del BBVA al anuncio de ayer del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de elevar la cantidad no embargable por las deudas hipotecarias que tengan las familias hasta 961 euros, un 50 por ciento más que el salario mínimo en España.

A la espera de conocer cómo queda redactada la medida, Cano avisó también de que es "fundamental" que cualquier iniciativa proteja siempre la seguridad jurídica, porque sin ella aumentaría la desconfianza y ello repercutiría sobre los costes de las hipotecas.

En declaraciones a los periodistas tras impartir una conferencia en la escuela de negocios Esade, Cano explicó que el precio de las hipotecas en España es inferior al del resto de países de nuestro entorno principalmente por las garantías actuales, que si no existieran "tendrías que irte a diferenciales de 200 y 300 puntos básicos".

Antes de la crisis económica, los diferenciales que la banca aplicaba sobre el euríbor (lo que en conjunto suma el interés que pagan los ciudadanos por sus hipotecas) llegaron a oscilar entre 35 y 50 puntos básicos, frente a la horquilla de 70 a 100 puntos básicos que se ofrece en la actualidad.

Las condiciones de concesión también se han endurecido, ante el temor a que el desempleo impida pagar las cuotas de las nuevas hipotecas.

Durante su conferencia en Esade, el consejero delegado del BBVA insistió en la necesidad de que el Gobierno y los sectores afectados "velen por la seguridad jurídica" en el sistema hipotecario español "por el bien de los clientes y de las empresas".

"Los productos hipotecarios con más solidez son los que tienen como garantía lo acordado", dijo Cano, que sostuvo que las consecuencias de alterar esos pactos de forma retroactiva serían muy "complicadas".