Publicado: 07.11.2013 13:51 |Actualizado: 07.11.2013 13:51

El BCE baja inesperadamente los tipos al 0,25% para apuntalar la recuperación

La entidad presidida por el italiano Mario Draghi aprovecha que la inflación se encuentra en sus niveles más bajos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido una nueva rebaja de los tipos de interés en la Eurozona, hasta el 0,25%, el nivel históricamente más bajo. Hasta ahora, se mantenían en el 0,50%. Aunque en las últimas semanas se venía barajando en los mercados una posible rebaja de tipos, La mayor parte de los expertos descartaba que el BCE iba a recortar el precio del dinero y contemplaba que lo iba a hacer en diciembre.

Con esta decisión, la autoridad monetaria trata de apuntalar la recuperación económica en la zona de la moneda única, que tiene a más de los países que la forman en recesión, o saliendo de ella, pero de forma débil.

El BCE aprovecha que la inflación se encuentro en un nivel muy bajo: el octubre, la tasa anual del IPC de la eurozona ha tocado el 0,7% baja, el nivel más bajo del indicador de precios desde noviembre de 2009, y muy por debajo de la cota de referencia del 2%.

Junto a ello, la fortaleza del euro, que está pesando sobre las economías europeas más exportadoras (como ya muestran los resultados de muchas empresas en el tercer trimestre del año), también ha pesado en la decisión del BCE. En las últimas semanas, responsables económicos de países como Italia y Francia han reclamado a la entidad monetaria que alivie su política para hacer frente a la fortaleza del euro.   La fortaleza del euro perjudica las exportaciones de la zona del euro como ya muestran los resultados de muchas empresas en el tercer trimestre del año.

Es la segunda vez en el año en que la política monetaria se relaja: en mayo, ya se recortaron los tipos del 0,75% al 0,50%, cuando algunos políticos presionaron a favor de un recorte más grande. Previamente, en julio del año pasado, el BCE llevó el precio del dinero por debajo del 1% por ciento por primera vez en su historia.

Asimismo, el BCE también ha rebajado el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito en 25 puntos básicos, hasta situarse en el 0,75%, con efectos a partir del 13 de noviembre de 2013. Por el contrario, ha mantenido sin variación en el 0,00% el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito.

La economía de la zona euro experimentó en el segundo trimestre del año una expansión del 0,3% respecto a los tres meses anteriores, lo que supone poner fin a seis trimestres consecutivos de contracción del PIB. Las previsiones que la Comisión Europea ha publicado esta semana apuntan que la recuperación de la economía de la eurozona proseguirá durante los próximos meses, aunque a un ritmo lento, debido a los ajustes en los Estados miembros con problemas y al empeoramiento del entorno exterior. Así, Bruselas estima que la eurozona se contraerá este año un 0,4% por el efecto arrastre de los primeros trimestres, y crecerá sólo un 1,1% en 2014 (en lugar del 1,2% que vaticinó en primavera) y un 1,7% en 2015.

El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,5%, así como el importe de su plan de estímulos monetarios, que asciende a 375.000 millones de libras (441.175 millones de euros). De este modo, el instituto emisor británico mantiene estables los tipos de interés de la libra esterlina desde el 5 de marzo de 2009, fecha en la que también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha sido ampliado sucesivamente hasta alcanzar su actual volumen en julio de 2012.

La economía británica aceleró su ritmo de crecimiento en el tercer trimestre hasta el 0,8% respecto a los tres meses anteriores, cuando la expansión del PIB fue del 0,7%. Por su parte, la tasa de inflación interanual se situó en septiembre en el 2,7%, en línea con el dato registrado el mes anterior.

El pasado mes de agosto, el Banco de Inglaterra se comprometió a no plantearse una subida de los tipos de interés al menos hasta que la tasa de paro se sitúe en el 7% (ahora está en el 7,8%), algo que, según sus propias previsiones, no ocurriría hasta bien entrado el año 2016.