Público
Público

El BCE baja los tipos al 2% y se toma un respiro hasta marzo

Trichet se muestra muy pesimista sobre la evolución de la economía europea  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Central Europeo (BCE) aprobó ayer la cuarta bajada consecutiva de los tipos de interés, en esta ocasión de medio punto, el mínimo con el que contaban los expertos y los mercados. El precio del dinero queda así en el 2%, el nivel más bajo desde noviembre de 2005. La grave crisis que sufren muchos países de la eurozona forzó a la autoridad monetaria a dar ese paso para intentar incentivar el crecimiento económico.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, insinuó que los tipos seguirán bajando este año, pero no al ritmo con que lo ha venido haciendo en los últimos meses. De sus explicaciones se deduce que tratará de dejar el precio del dinero en el 2% hasta marzo. 'Pensamos que la próxima reunión importante para la política monetaria será nuestra sesión de marzo, cuando tendremos elementos esenciales de las nuevas informaciones', señaló. Entonces, el BCE presentará también sus nuevos pronósticos de crecimiento e inflación y tendrá que revisarlos de nuevo a la baja porque el crecimiento será 'significativamente inferior a las últimas proyecciones'.

Sin embargo, como en todas sus comparecencias después de la reunión del Consejo de Gobierno, Trichet dejó explícitamente todas las opciones abiertas: 'Nunca nos comprometemos de antemano a nada'. El BCE empezó a reaccionar a la crisis con un abaratamiento del dinero en octubre. Desde entonces, se ha reducido en 2,25 puntos. El BCE nunca lo ha situado más abajo del 2%, pero lo previsible es que se estrene en marzo. Tiene margen para ello, pues apenas hay riesgo de inflación, ya que la subida de precios fue del 1,6% en la eurozona el mes pasado. Pero las bajadas no serán infinitas y no parece que vayan a llegar hasta el nivel de Estados Unidos (rozando el 0%). Trichet dejó claro ayer que no quiere 'encontrarse en una trampa de liquidez'.

Debilitamiento económico

Sus previsiones sobre la evolución económica siguen siendo pesimistas. 'Los últimos datos indican claramente que con el cambio de año se ha producido un nuevo debilitamiento de la actividad económica', explicó. Como resultado de la crisis financiera, la eurozona ha registrado una caída de las exportaciones y la demanda interna. La economía mundial seguirá débil a lo largo del año y la inseguridad respecto a la futura evolución es 'extraordinariamente elevada', dijo. BNP Paribas y Deutsche Bank calculan que el PIB de la eurozona retrocederá un 2,5% durante este año.

Como nota positiva, Trichet se mostró esperanzado por la caída de los precios de las materias primas, que a su juicio aumentará los ingresos disponibles de los ciudadanos. Además, mostró su confianza en las medidas coyunturales que han adoptado varios gobiernos europeos.