Publicado: 02.10.2014 15:14 |Actualizado: 02.10.2014 15:14

El BCE comprará bonos durante dos años para reactivar el crédito y la economía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha explicado este jueves  que la entidad monetaria comprará bonos de titulización (conocidos como ABS) y bonos garantizados (cédulas) durante dos años como parte de sus medidas para alentar a los bancos a prestar más y reforzar la decaída economía de la Eurozona. Previamente el consejo de gobierno de al entidad,  que se ha reunido en la ciudad italiana de Nápoles, decidió mantener su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0,05%.

Draghi ha apuntado que el programa de compra de bonos garantizados, el tercero que acomete el BCE hasta ahora, comenzará a mediados de octubre, y el de bonos de titulización en el cuarto trimestre de 2014. Según el banquero italiano, la compra de bonos y la inyección de liquidez para la banca mediante préstamos a largo plazo "tendrán un impacto considerable en nuestra hoja de balance". Draghi ha señalado que es difícil dar una cifra sobre el volumen de compra de bonos de titulización y bonos garantizados pero que estas medidas pretenden llevar el balance del BCE al nivel al que se encontraba a comienzos de 2012, de unos 3 billones de euros, 1 billón de euros más que ahora.

El presidente del BCE hizo hincapié en que comprará bonos de titulización "simples y transparentes" pero que se ha decidido también poder aceptar como elegibles bonos emitidos por bancos de otros países que no tienen la calificación de triple A, como de Grecia y Chipre, que tienen la calificación de bono basura.

La titulización es una operación por la que un banco transforma los derechos de créditos de los clientes en valores de renta fija y los vende a inversores (otros bancos, aseguradoras, o fondos de pensiones, por ejemplo). Los activos objeto de la titulización pueden ser préstamos hipotecarios, de consumo, a estudiantes, tarjetas de crédito, facturas, entre otros. La titulización ha sido una fuente de financiación relevante para el sistema financiero, pero desde que estalló la crisis financiera en 2007 ha sido cuestionada por inversores, reguladores y académicos. Los bonos garantizados (por ejemplo cédulas hipotecarias, muy comunes entre la banca española) son instrumentos similares pero los activos subyacentes, como los bloques de viviendas, están protegidos de modo que si el banco quiebra, los activos todavía están ahí. Eso los hace más seguros que los ABS, en los que los préstamos subyacentes no están asegurados.

Tras una decepcionante acogida inicial a los primeros préstamos a largo plazo ultrabaratos, los esfuerzos del banco central para restablecer el mercado de los préstamos titulizados ha sido el centro de atención. Muchos ponen en duda que el pequeño mercado de este tipo de deuda en Europa, que algunos analistas dicen que podría ser de 250.000 millones de euros, pueda jugar un papel decisivo en dar la vuelta al crédito en el bloque.

Además, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido jueves mantener los tipos de interés del euro en el mínimo histórico 0,05%, donde los situó en la reunión de septiembre en un inesperado movimiento que sorprendió al mercado. En esta línea, el BCE también ha dejado el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito en el -0,20% y el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito en el 0,30%, donde también los situó en la reunión de hace un mes.